Crisis del coronavirus

La discoteca al aire libre con la que el ocio nocturno catalán pide su reapertura

Los empresarios montan un escenario en la plaza de Catalunya para protestar porque no se les permite retomar la actividad

Acto festivo y reinvidicativo organizado por la Plataforma de trabajadores del ocio nocturno en la Plaza Catalunya en el que se han dispuesto parcelas para que los grupos de personas asistentes mantengan la distancia de seguridad mientras bailan.Foto: EFE | Vídeo: ATLAS

Escenario con luces, un DJ pinchando música, animadores con zancos y ropa estrambótica y decenas de personas bailando con mascarilla... Con una sesión de discoteca al aire libre, el sector del ocio nocturno de Barcelona reclamó este sábado su reapertura. Sin poder funcionar desde mediados de julio en esta ciudad española, conocida por su fiesta entre los jóvenes europeos, los empresarios del sector impulsaron esta protesta para enseñar cómo podrían funcionar manteniendo las medidas de seguridad por el virus. El lunes, por ejemplo, los bares y restaurantes de Barcelona podrán reabrir tras un mes cerrados, pero el sector de la noche sigue sin fecha para retomar su actividad mientras reclama apoyo económico. Según la patronal del ocio nocturno de la región de Cataluña, el sector ha perdido 4.000 millones de euros desde marzo por el cierre de su actividad, “lo que comportará el cierre definitivo de miles de negocios”.

En esta discoteca improvisada en la céntrica plaza Cataluña, los asistentes debían someterse a un control de temperatura y lavarse las manos con gel antes de acceder al recinto vallado, constató un fotógrafo de la AFP. Y en la pista de baile, animada por un grupo de bailarines profesionales, había marcadas unas cuadrículas asignadas a cada uno de los grupos, que debían limitar sus movimientos a ese espacio.

La fiesta se alargó unas dos horas a ritmo de conocidos temas como It’s raining men o la banda sonora del musical Grease que hicieron bailar también a los transeúntes que paseaban por las afueras del recinto. La imagen es inédita en esta ciudad desde hace más de cuatro meses cuando, en un intento de frenar los contagios de coronavirus, el Gobierno regional de Cataluña decretó el cierre del ocio nocturno, una medida expandida a toda España a mediados de agosto.

Las múltiples restricciones acordadas en el país, como un toque de queda nocturno o el cierre perimetral de numerosas regiones, permitieron frenar la expansión del virus y la flexibilización de algunas medidas. “España será un país sin bares ni discotecas si no hay ayudas directas”, señalaba recientemente la asociación empresarial España de Noche.