Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘The Wire’, la Serie

Todo es complejo en ella. Los villanos y los que representan a la supuesta ley. Y todo suena a verdad, revestida de muchas capas, repleta de matices, con anverso y reverso

Una imagen de 'The Wire'.

Cada seis meses vuelvo a ver sin interrupciones una obra de arte con formato de serie de televisión titulada The Wire. O sea, a disfrutarla, a sentirla, a deslumbrarme, a descubrir que podría pasarme la vida en ella, olvidar todas mis penas y mis carencias. No hay tiempos muertos, momentos prescindibles, fallos, bajones. Todo funciona en estado de gracia. Las tramas, los guiones, los diálogos, los personajes, los intérpretes. Su desarrollo apasiona y su lucidez asusta. Demuestra que la batalla contra el poder estará siempre perdida, que la corrupción de las instituciones es finalmente invulnerable. Pero también hay gente que no renuncia a tocarle los genitales al monstruo, que creen en la lucha por un mundo menos injusto y cruel.

Todo es complejo en ella. Los villanos y los que representan a la supuesta ley. Y todo suena a verdad, revestida de muchas capas, repleta de matices, con anverso y reverso. Hay dureza, realismo de primera clase, piedad, sarcasmo, paradojas, violencia interna y externa. Es una fiesta para el paladar, la inteligencia y el corazón. Posee olor y sabor. Y que cada espectador elija su temporada y sus personajes favoritos. Yo le tengo un amor especial a las que abordan la educación de los niños negros y la supervivencia en los muelles. Y me enamoran un yonqui tragicómico y conmovedor llamado Bubbles y Omar, ese atracador de traficantes, homosexual tan chulo como viril, con irrenunciables códigos de lealtad.

The Wire la inventó David Simon. Me da mucha pena que haya regresado a Baltimore para volver a hablar de la policía en la grisácea e irrelevante La ciudad es nuestra. No hay que profanar los mejores recuerdos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS