Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

De la ficción a la indignidad

‘La chica de Oslo’ es una serie notable que habría conseguido la excelencia si en lugar de 10 capítulos hubieran sido seis u ocho

Una imagen de la serie 'La chica de Oslo'.

La RAE define el popurrí como “Mezcla extraña y confusa, y algunas veces ridícula”. Exactamente lo que ocurre en la mente del telespectador cuando contempla varias series y algún programa del corazón.

La chica de Oslo (Netflix) nos sitúa directamente en el interminable conflicto entre árabes e israelíes, con el añadido de la joven noruega que decide pasar sus vacaciones en Israel donde es secuestrada por una célula del Estado Islámico, lo que a su vez motiva el que viaje a la zona su madre, quien oculta un secreto que se desvelará a lo largo de los 10 capítulos de su primera temporada. Una notable serie que habría conseguido la excelencia si en lugar de 10 capítulos hubieran sido seis u ocho. Alargar una serie no es sinónimo de calidad, más bien exigencias de la cadena.

Todas las criaturas grandes y pequeñas (Movistar Plus+ y Filmin) es otro concepto del entretenimiento. Nada de conflictos nacionalistas ni fanatismos. Narra las venturas y desventuras de James Herriot, un ayudante del veterinario de Darrowby (Yorkshire), un apacible pueblo de la campiña inglesa en el que el ganado es tan importante o más que las personas. Amable serie británica que en su promoción la sitúan en la línea de Los Durrell, lo que está bien visto.

De la tercera temporada de Operación Éxtasis (Netflix) basta decir que es tan buena, o mejor, que las dos estupendas temporadas que la precedieron. Queda por último señalar algún ejemplo ridículo para completar el popurrí: cualquier programa “del corazón” en el que Telecinco es la reina de la casa, un estilo que raya con la indignidad cuando no la crueldad: ahí está el despellejamiento del yerno del Emérito, de una abogada vitoriana y de su marido.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS