COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Réquiem por Stanford Blatch

No fue ni el primero en encarnar al mejor amigo gay de una mujer en la ficción, pero la deriva de su personaje explica muy bien la fina línea que separa el arquetipo del cliché

Willie Garson con Sarah Jessica Parker durante una escena de 'Sexo en Nueva York'.
Willie Garson con Sarah Jessica Parker durante una escena de 'Sexo en Nueva York'.HBO (Europa Press)

Hubo una época en la que cuando las folclóricas iban a actuar en la tele, la primera pregunta que hacía la parte contratante a la parte representante era: “¿Lleva maricón?”. Era una manera rápida de saber si les hacía falta ayuda de cámara o si venían cubiertas de casa gracias al servicio de un hombre homosexual.

Carrie Bradshaw también llevaba maricón, Stanford Blatch, interpretado por el recientemente fallecido Willie Garson. Por supuesto no fue ni el primero, ni ha sido el último en encarnar al mejor amigo gay de una mujer en la ficción. Ni siquiera el de más protagonismo, que ahí está Will de Will y Grace. Pero la deriva de su personaje explica muy bien la fina línea que separa el arquetipo del cliché.

MÁS INFORMACIÓN

Stanford nunca dejó de ser un secundario al servicio de Carrie. Sus pocas tramas eran tan lugares comunes —salió con Marcus, un bailarín de Broadway al que dejó tras descubrir que había sido chapero— que al final, en esa segunda película de Sexo en Nueva York que todos querríamos olvidar, acabó convertido en una caricatura: se casó con Anthony, el llevamaricón de Charlotte y su antigua némesis, en una ceremonia en la que incluso actuaba Liza Minelli.

Garson ha rodado secuencias para And Just Like That…, la secuela de Sexo en Nueva York que se estrenará en 2021, pero no sabemos más. Hoy, cuando la diversidad sexual es casi imperativa en la tele, Stanford puede parecer una antigualla. No lo es. No solo le gana por la mano a muchos de los personajes gais que salen del imperio de Ryan Murphy, sino que además es el aviso de algo de lo que nadie está a salvo: de lo fácil que es terminar convertido en una parodia cuando uno interpreta al secundario de su propia historia.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción