Concha Velasco deja ‘Cine de barrio’

La actriz, de 80 años, presentaba el programa de La 1 desde 2011

Concha Velasco, en 'Cine de barrio'.
Concha Velasco, en 'Cine de barrio'.
Más información
Concha Velasco cree que morirá en dos años

Tras casi una década, Concha Velasco abandona Cine de barrio. La actriz, que en noviembre de 2019 cumplió 80 años, comenzó a presentar el veterano programa de la televisión pública en enero de 2011, cumpliendo con la fórmula del venerable formato de presentar películas españolas de las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta. Elena S. Sánchez la sustituyó entre mayo y septiembre de 2014 por su baja por enfermedad —un linfoma que le obligó a retirarse de la actividad durante varios meses para recibir tratamiento—, pero salvo ese incidente, han sido nueve años, casi la década, de trabajo ininterrumpido. Su marcha, que no se ha anunciado oficialmente pero que ha confirmado a EL PAÍS fuentes oficiales de TVE, ha sido a petición de la propia actriz. Cine de barrio continuará en antena y en breve la cadena pública anunciará quién se hará cargo de su conducción en esta nueva etapa.

Cine de barrio es uno de esos títulos clásicos de TVE. Comenzó en julio de 1995 con José Manuel Parada como presentador, primero en La 2 y, poco después, en las tardes de los sábados de La 1. Parada continuó en el formato, en el que se hizo muy popular por sus diálogos con el pianista Pablo Sebastián, hasta finales de 2003. Cuando TVE decidió no renovar su contrato, comenzaría una nueva etapa para el espacio, con la actriz y presentadora Carmen Sevilla como maestra de ceremonias. En esta ocasión, para las entrevistas contaba con la compañía del periodista Juan Carlos Cerezo y, posteriormente, de Inés Ballester. Cuando Sevilla acababa de cumplir 80 años, en 2011, cedió el testigo a Concha Velasco, que desde entonces se encarga de conducir el programa en solitario. Poco después, Sevilla abandonaría la vida pública. Velasco se va habiendo cumplido la misma edad que Sevilla.

Por este espacio pasan cada semana algunos de los protagonistas de las películas que el presentador reivindica. También van otras personas conocedoras de aquel cine que se las vio con la censura franquista pero que contó con un sonoro éxito comercial en las salas. Frecuentes son las cintas protagonizadas por Paco Martínez Soria, Lina Morgan, Manolo Escobar o las propias Carmen Sevilla y Concha Velasco, rostros habituales en comedias y dramas de la época. Cada presentador ha transmitido al programa su propia personalidad, incorporando anécdotas propias y recuerdos de sus vivencias relacionados con la cinta que se programa esa semana.

Aunque Velasco haya optado por dejar Cine de barrio, en los últimos años, y en la actualidad, todavía mantiene una gran actividad tanto en el cine como en el teatro y en la televisión. En las últimas décadas ha participado en series como Motivos personales, Herederos, Gran Hotel, Bajo sospecha o Las chicas del cable. Además, acaba de estrenar el monólogo dramático La habitación de María. “Si fuera rica no trabajaría tanto, pero necesito dinero, vuelvo a tener deudas y a cambiarme de casa por enésima vez”, dijo en una entrevista con EL PAÍS en noviembre de 2019. “En Cine de barrio he envejecido dignamente porque, como no me opero, me permiten dejar de enseñar las varices, la artrosis de una mano, o el cuello…, me tratan de maravilla”, añadía la actriz vallisoletana.

Velasco comenzó su carrera en el cine en 1954 y ha protagonizado películas como Las chicas de la Cruz Roja, La fierecilla domada, El día de los enamorados o Historias de la televisión, en la que interpretaba la eterna La chica ye-yé, sin duda su canción más popular. Su trayectoria profesional le ha valido el Goya de Honor en 2012, el Max de Honor en 2019 o el Ondas en 2012 por su interpretación en Gran Hotel, entre otros tantos reconocimientos. En total, son más de 80 películas, más de 30 obras de teatro y casi dos decenas de series de televisión, además de 16 discos.

La trayectoria de Velasco no solo incluye trabajos en la ficción: también como presentadora de programas tiene una amplia experiencia. En 1990 condujo el espacio musical y de variedades Viva el espectáculo en TVE. En 1992 pasó a Telecinco para presentar un formato parecido, Querida Concha, y el concurso Queridos padres. En Antena 3 se encargó entre 1993 y 1994 del magacín Encantada de la vida. En 1999 asumió la conducción de Sorpresa, sorpresa, otro formato clásico de la televisión nacional que antes había presentado Isabel Gemio. Poco después retornó a la cadena pública para, en 2001, encargarse del magacín Tiempo al tiempo. Y en 2006 probó suerte, de nuevo en La 1, con el programa Mi abuelo es el mejor, que solo duró tres entregas en antena. Al final, y con esa etapa que termina ahora, Cine de barrio ha sido el espacio que ha presentado durante más tiempo.

El tiempo no pasa por (ni puede con) el clásico de La 1

Cine de barrio es uno de esos títulos ineludibles de la televisión española. Nació como un experimento de verano en 1995, hace la friolera de 25 años, para aprovechar algunas películas cuyos derechos estaban a punto de caducar por entonces. Ahora permanece como un escaparate de la nostalgia cinematográfica nacional. A pesar de los años, el hecho de que cada semana logre reunir, en los tiempos que corren, a alrededor de un millón de espectadores en la tarde de los sábados de La 1 —los datos varían de una semana a otra en función de la película programada—, demuestra que el cine que reivindica todavía tiene un gran tirón entre el público de la cadena pública. Desde su estreno, por el programa han pasado más de 2.000 invitados y ha emitido más de mil películas. El récord histórico de espectadores lo logró la película Abuelo made in Spain (1969), protagonizada por Paco Martínez Soria, que el 8 de enero del año 2000 fue vista por más de 5 millones de espectadores.

Sobre la firma

N. M.

Redactora de la sección de Televisión. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en Participación y Redes Sociales. Desde su fundación, escribe en el blog de series Quinta Temporada. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS