Programas de entretenimiento

‘The Ellen DeGeneres Show’ despide a tres productores tras la investigación por malas prácticas

Los responsables del programa se han comprometido a llevar a cabo mejoras en diversidad e inclusión

La presentadora Ellen DeGeneres, durante una visita al programa de James Corden en diciembre de 2018.
La presentadora Ellen DeGeneres, durante una visita al programa de James Corden en diciembre de 2018.Getty Images

La investigación interna independiente que encargó WarnerMedia tras las quejas por malas prácticas laborales en The Ellen DeGeneres Show ya ha tenido sus primeras consecuencias. Tres veteranos productores del programa, Ed Glavin, Kevin Leman y Jonathan Norman, han sido despedidos. Otros productores como Mary Connelly, Andy Lassner y Derek Westervelt, que permanecen en el programa desde sus comienzos en 2003, se mantendrán en el espacio, al igual que su presentadora, Ellen DeGeneres. La información, que adelantaba Variety, ha sido confirmada por un portavoz de Warner Bros.

La noticia la comunicó al equipo del programa este lunes la propia DeGeneres en una reunión por videoconferencia en la que reconoció a los más de 200 trabajadores haber cometido errores y que, en un esfuerzo por que el programa fuera “una máquina bien engrasada”, a veces los líderes no se comportaron con “la sensibilidad propia de un ser humano”. También reconoció que se había sentido dolida al leer las quejas por la mala atmósfera que se respira dentro del programa que presenta.

Glavin, Connely y Lassner, los tres productores despedidos, eran los principales destinatarios de las quejas que fueron el origen del terremoto que vive el icónico espacio estadounidense. A mediados de julio, el portal BuzzFeed publicó las denuncias de varios extrabajadores y un empleado actual en las que hablaban del ambiente laboral racista e intimidante en el programa. Algunos aseguraron haber sido despedidos por pedir permiso para aducir al médico o a un funeral, mientras que un afroamericano aseguró que uno de los guionistas le había dicho: “lo siento, solo sé los nombres de los blancos que trabajan aquí”. Los tres productores habían sido suspendidos de empleo desde entonces, según fuentes citadas por Variety. Unas semanas después, ese mismo medio publicó otras quejas de trabajadores del programa por las condiciones laborales durante el confinamiento por el coronavirus, como mala comunicación interna o el anuncio de una reducción de salario a pesar de que se había contratado personal nuevo para poner en marcha la versión confinada del programa, emitido desde la casa de la presentadora en Los Ángeles. WarnerMedia, el conglomerado mediático que produce el espacio, encargó una investigación independiente para aclarar lo sucedido.

La investigación, para la que han entrevistado a más de 100 trabajadores y extrabajadores del formato, ha determinado que no hay evidencia de “racismo sistémico”, pero sí señala que es necesario hacer mejoras en diversidad e inclusión. Todos los trabajadores, incluida DeGeneres, participarán en talleres de trabajo de diversidad e inclusión. También se ha establecido un representante de recursos humanos y una línea directa para las quejas que puedan tener los empleados.

En su reunión con el equipo, DeGeneres también contestó a los comentarios que aseguran que ni miembros del equipo ni los invitados pueden dirigirse o mirarla a los ojos si se cruzan con ella en el plató. Aseguró que es una “locura” y que “no es verdad”, aunque reconoció que es “introvertida”. En cualquier caso, quiso disculparse con cualquiera que se sintiera “ignorado” por su comportamiento.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50