Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los poderes del chamán Félix Rodríguez de la Fuente

Cuando empezaba la sintonía de ‘El hombre y la Tierra’ me pegaba a la pantalla. Me he preguntado qué causaba esa fascinación, si mi ingenuidad infantil o la voz del divulgador, y creo que era la segunda

Félix Rodríguez de la Fuente en el rodaje de 'El hombre y la tierra'.
Félix Rodríguez de la Fuente en el rodaje de 'El hombre y la tierra'.

No fui uno de los niños que lloraron la muerte de Félix y rompieron sus huchas para financiar monumentos, pues no tenía ni un año cuando murió. Sin embargo, mi primer recuerdo le pertenece. Debo de tener unos dos años, porque estoy sentado en un cajón que vaciaban para mí. Mi madre me avisa de que empieza El hombre y la Tierra y yo respondo que luego voy. Me avisa un par de veces más y la ignoro igualmente, hasta que escucho la sintonía de los créditos finales. Salto del cajón, pero solo llego al carrusel de letras. Me he perdido El hombre y la tierra, y siento una rabia y un desamparo inconsolables. Lloro cataratas, pataleo y maldigo ante la pifia, mientras mi madre murmura: “Este niño es tonto”.

No volví a perderme un episodio. Cuando empezaba la sintonía de Antón García Abril, me pegaba a la pantalla. Me he preguntado qué causaba esa fascinación, si mi ingenuidad infantil o la voz de Félix, y creo que era la segunda. Hoy, el adulto descreído y un poco cabroncete que soy aún se emociona cuando ve vídeos de sus documentales, y no como mordiscos de magdalenas de Proust, sino porque reconozco a un genio de la palabra hablada.

En algún libro tengo escrito que veíamos una figura paterna arquetípica en él, que nos sentíamos seguros cuando acariciaba el cogote de aquel lobo con sus manos agrestes.

Su hija Odile, que acaba de publicar Félix: un hombre en la tierra, lo define con acierto como un chamán. Pertenecía a una estirpe que se remonta a las cavernas. Odile vindica ese aspecto mágico de su personalidad recuperando su palabra original en el libro, que es una especie de Biblia para felixistas, sin interpretaciones ni filtros. Hojeándolo, he entendido mejor las lágrimas de aquel niño que no soportaba perderse un episodio.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS