Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es el móvil más pequeño del mundo

El Zanco tiny T1 es incluso más pequeño que el dedo pulgar

Imagen del Zanco tiny T1.

Las tendencias del mercado no dejan lugar a dudas: la gente quiere, mayoritariamente, móviles con pantallas enormes lo que deriva en que algunos terminales apenas puedan guardarse en el bolsillo. Netflix, videojuegos, fotografías… uno diría que los móviles actuales ya no responden a su necesidad originaria, la de mantener conversaciones telefónica, pero sin embargo sigue existiendo un nutrido grupo de usuarios que únicamente los usa para estar comunicados o hacer llamadas ocasionales. Para este perfil de consumidor, un reducido tamaño es un factor crítico y determinante, ya que el móvil lo llevamos siempre encima. En este sentido, un nuevo terminal acaba de presentarse en sociedad batiendo un récord inapelable: es el móvil más pequeño del mundo.

Se llama Zanco tiny T1, un teléfono móvil tan ridículamente compacto que hasta las métricas no hacen justicia y es más apropiado referirse a él mediante comparaciones: es más pequeño que el dedo gordo de la mano, más ligero que una moneda, y todo ello gracias a sus 46,7 milímetros de alto y un peso pluma de apenas 13 gramos. Este imposible ha sido creado por un grupo de emprendedores británico que busca ahora recaudación mediante el crowdfunding -alcanzando la meta de capital en unas pocas horas en Kickstarter-.

Sus promotores nos muestran situaciones mucho más cotidianas de lo que pensamos: salir a hacer deporte, ir a la playa, incluso simplemente desconectar el fin de semana

Si con los smartphones actuales sobredimensionados uno pasa cierto rubor cuando el equipo le tapa el rostro al atender una llamada, en el Zanco sucederá todo lo contrario: es tan pequeño que quien nos vea podrá deducir que estamos hablando a un pendrive USB, y la comparación no es para nada exagerada. El dispositivo ha sido concebido con un solo objetivo en mente: poder estar localizado o hacer llamadas en situaciones determinadas, y sí, donde brilla realmente es como segundo móvil o teléfono para el fin de semana.

Las reducidísimas dimensiones del equipo le han obligado a prescindir de funciones que ahora ya nos parecen imprescindibles en un smartphone: no tiene 3G, su pantalla (OLED) es de apenas 0,49 pulgadas y no es táctil y por supuesto, no tiene aplicaciones ni tienda de la que descargarse. ¿Para qué querríamos un móvil así? Sus promotores nos muestran situaciones mucho más cotidianas de lo que pensamos: salir a hacer deporte, ir a la playa, incluso simplemente desconectar el fin de semana; para todos estos casos un smartphone sobredimensionado realmente nos sobra y por otro lado ¿no resulta atractivo estar desconectado de la red durante unas horas o días?

Los creadores de este teléfono aseguran que comercializarán las primeras unidades en mayo del año que viene, vendiéndose el terminal a un precio de salida que rondará los 50 dólares.

Más información