Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros fotógrafos

Fotos

Los inquilinos del edificio de la calle Argumosa 11

Pepi, de 65 años llegó hace dos décadas con sus dos hijas; en 2015 pagaba 400 euros al mes. Rosi, de 50 años, pagaba 300 euros. Juani y Mayra, de 56 y 32 años, respectivamente, viven en dos pisos unidos y pagaban 800 euros al mes. El alquiler se habría disparado desde entonces. Todas ellas alegan que no tienen adonde ir. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas ha exigido la paralización del desahucio hasta que dispongan de una alternativa habitacional adecuada.