La crisis del coronavirus

Un estudio confirma que las nuevas variantes de la covid llegan a triplicar el riesgo de ingresos en la UCI

El Centro Europeo para el Control de Enfermedades ha analizado más de 23.000 casos en siete países del continente

Varios sanitarios trasladan un paciente a un hospital de Londres, en enero.
Varios sanitarios trasladan un paciente a un hospital de Londres, en enero.ANDY RAIN / EFE

Un estudio coordinado por el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) ha concluido que las infecciones causadas por las tres variantes de la covid que más han preocupado a las autoridades en los últimos meses ―la británica, la sudafricana y la brasileña― causan cuadros clínicos más graves que las otras que circulan por el continente.

Más información

El trabajo, publicado en la revista especializada Eurosurveillance, ha comparado 19.995 casos de alguna de estas tres variantes ―19.207 de la británica, 436 de la sudafricana y 352 de la brasileña― con 3.348 de otros tipos. La conclusión es que un paciente infectado con la variante británica tiene 1,7 veces más posibilidades (el 70% más) de ser hospitalizado y 2,3 (más del doble) de requerir una plaza en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Esta variante ha representado más del 80% de las nuevas infecciones registradas en España, según las estimaciones hechas por la red de vigilancia montada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

La variante más peligrosa, según los nuevos datos, es la sudafricana, que multiplica por 3,6 las posibilidades de requerir una hospitalización y por 3,3 un ingreso en la UCI. La brasileña, por su parte, multiplica este riesgo por 2,6 y 2,2, respectivamente. Según las estimaciones más recientes del Ministerio de Sanidad español, publicadas el pasado lunes y basadas en seis comunidades autónomas, las variantes sudafricana y brasileña están detrás de alrededor del 0,3% y el 4,1% de los casos en España, respectivamente.

Los autores del estudio, sin embargo, no detectaron “un incremento del riesgo de muerte” por las nuevas variantes, aunque en este caso las muestras analizadas son mucho más pequeñas, lo que puede dificultar extraer conclusiones sólidas. De los más de 23.000 pacientes analizados, 155 fallecieron por la variante británica, 17 de la sudafricana y 12 por la brasileña.

Un enfermo de coronavirus, en la improvisada sala de emergencias que su hija montó en enero en casa, en Manaos (Brasil).
Un enfermo de coronavirus, en la improvisada sala de emergencias que su hija montó en enero en casa, en Manaos (Brasil). BRUNO KELLY / Reuters

Sanidad define estas tres variantes como de mayor impacto en la salud pública ―en inglés se las denomina Variants of Concern (VOC)―. El estudio ha analizado casos de siete países representativos de las distintas realidades del continente como son Chipre, Estonia, Finlandia, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Portugal entre octubre de 2020 y marzo de 2021. Esta es la razón por la que no llega a incluir datos de la variante que está teniendo una enorme incidencia en la India.

El informe es relevante porque aporta una respuesta clara y con una evidencia muy sólida a una de las preguntas que más se han planteado en los últimos meses: si las nuevas variantes, además de ser más contagiosas, provocaban también casos más graves.

“Los resultados subrayan el mayor riesgo asociado a las nuevas variantes y enfatiza la necesidad de alcanzar rápidamente altos porcentajes de cobertura vacunal entre la población, así como la necesidad de mantener el cumplimiento de las medidas de prevención para reducir la incidencia del SARS-CoV-2″, defiende el ECDC en un comunicado.

Jose Miguel Cisneros, jefe de servicio de enfermedades infecciosas en el Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), da gran importancia al hecho de que el estudio “corrobore en siete países europeos las conclusiones del trabajo publicado en Nature sobre la mayor gravedad de la variante británica que se había hecho en el Reino Unido”. “En cambio, considero que el número de casos estudiados sobre las variantes sudafricana y brasileña no es lo suficientemente grande para extraer conclusiones muy firmes. Es una aportación interesante, pero son necesarias más investigaciones para construir una evidencia sólida”.

Cisneros también destaca el “valor de estos estudios poblacionales que comparan miles y miles de casos”. “En el hospital atendemos casos en una escala mucho menor. Sí hemos detectado más casos y más graves en personas más jóvenes, lo que atribuíamos a la variante británica, pero son este tipo de estudios los que pueden calibrar el impacto real de las nuevas variantes”, concluye.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50