Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPECIAL PUBLICIDAD | DÍA MUNDIAL DEL AGUA

Por qué el agua que usamos es clave en el combustible del futuro

La garantía del suministro de agua potable y el camino hacia una economía más sostenible son dos de los grandes retos de la sociedad mundial. El tratamiento de las aguas residuales desempeña un papel importante en ambas acciones

Por qué el agua que usamos es clave en el combustible del futuro

El agua, uno de los recursos más valiosos de la naturaleza, es también un aliado clave en la transición a una economía verde y descarbonizada. Con el tratamiento de las aguas residuales se puede producir un combustible más limpio: el biogás, un gas renovable, parecido al gas natural, pero menos contaminante, que puede utilizarse como combustible en vehículos y en la generación de calor y electricidad.

El proceso que se encuentra en fase de desarrollo, pero ya están dando los primeros resultados, y cada vez más estaciones de aguas residuales (EDAR) de España se suman a él.

Objetivo 13 ODS: tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

La generación de biogás contribuiría a reducir las emisiones contaminantes de la industria, los transportes y las viviendas, cumpliendo así con el propósito 13 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que Naciones Unidas estableció en 2015 para todos los países.

Para lograrlo se necesita una gestión del agua sostenible y democrática. Algo recogido en el objetivo 6 de los 17 definidos en los ODS pues aún tres de cada diez personas en el mundo carecen de acceso a servicios de agua potable seguros.

Sobre todo ello vale la pena reflexionar hoy domingo, en el Día Mundial del Agua.

El Informe Mundial sobre Desarrollo de Recursos Hídricos de 2018 de Naciones Unidas prevé que la demanda de agua crezca entre el 20% y el 30% para 2050. La organización vaticina, además, que hasta el 40% de nuestros recursos de agua dulce pueden desaparecer para el año 2030. Estas cifras demuestran que, si no actuamos, caminamos hacia una crisis mundial de consumo de agua.

Objetivo 6 ODS: garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

En este escenario, el organismo declaró 2018-2028 como el decenio internacional Agua para el Desarrollo Sostenible. De esta manera la sociedad cuentacon un marco de actuación y de innovación para acelerar el cumplimiento del ODS 6 y sus respectivas metas, aunando esfuerzos para enfrentar los desafíos relacionados con el agua y, por ende, el resto de objetivos de la Agenda 2030, ya que el agua es uno de los recursos naturales implicados en la reducción de la pobreza, el desarrollo de los territorios y la sostenibilidad ambiental.

Las operadoras de servicios urbanos de agua

Las operadoras de servicios urbanos de agua tienen la responsabilidad de buscar soluciones para la gestión sostenible y respetuosa con el medioambiente. Empresas como Aqualia están apostando por soluciones, medidas y hechos concretos que impacten en la consecución de los ODS. En 2014 se convirtió en la primera empresa del sector en España en calcular la huella de carbono de toda su actividad y registrarla en la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Lo que hace es prever y contabilizar de forma global las emisiones de CO2 que producen todas las actividades que desarrolla la organización.

Desde entonces, la compañía, conectada con más de 25 millones de usuarios en todo el mundo, emplea la innovación y la tecnología para crear soluciones viables en eficiencia energética y en reducción de huella de carbono de procesos y servicios.

Aqualia cuenta con varios proyectos orientados a eliminar los contaminantes del agua residual que todos producimos en nuestros hogares y transformarlos en biogás para mover vehículos. En el último año, Aqualia ha incrementado la producción de este gas renovable en diversas plantas depuradoras de aguas residuales. El potencial de la energía generada sería suficiente para abastecer hasta una flota de 10.000 vehículos.

Generar para reducir

La compañía ha desarrollado un sistema de generación de biogás denominado ABAD Bioenergy. El objetivo de este procedimiento patentado consiste en la limpieza y el enriquecimiento del biogás en bruto obtenido a partir de la fermentación de los lodos resultantes de la depuración de aguas urbanas. Este sistema ha sido seleccionado por el Ministerio para la Transición Ecológica dentro del Proyecto Clima del Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES-CO2).

Depuradora de Chiclana, donde se puede llegar a producir biometano para mover un centenar de vehículos al día.
Depuradora de Chiclana, donde se puede llegar a producir biometano para mover un centenar de vehículos al día.

Aqualia ya dispone de cuatro plantas funcionando en Chiclana y Jerez (Cádiz), Lleida y Madrid. Con el biogás producido han permitido la reducción del consumo de energía combustible en un 6,59% y de energía eléctrica en un 2.49%. Este año tienen prevista la implantación de cuatro plantas, que estarán situadas en Madrid, Almería, Guijuelo (Salamanca), y Havířov (República Checa). Las tres últimas tendrán una capacidad de producción de biogás para alimentar 87 vehículos al día.

Su previsión es aumentar progresivamente su capacidad de generación para seguir investigando y aumentar las posibilidades del biogás como combustible alternativo en el proceso hacia una economía mundial más limpia a la vez que se garantiza el suministro de los recursos hídricos de calidad gracias al tratamiento de nuestras aguas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >