Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIOS DE COMUNICACIÓN

‘Le Monde’ pide disculpas por una portada sobre Macron de estética similar a la nazi

El director del diario asume el “error y la responsabilidad” en un editorial

Apenas nadie en los últimos días ha comentado el interesantísimo reportaje que, a través de la simbólica avenida de los Campos Elíseos de París, hace un recorrido por el breve pero ya agitado mandato del último presidente de Francia, Emmanuel Macron. La culpa la tiene la portada de la revista en la que aparecía publicado, el semanal M de Le Monde, en la que el jefe de Estado aparece retratado con una estética que a muchos lectores les ha recordado al estilismo nazi. La indignación de muchos de ellos, así como de algunos responsables políticos, ha sido tan grande que, tras unas primeras disculpas del responsable de la redacción, Luc Bronner, el pasado sábado, también el director del diario, Jérôme Fenoglio, ha publicado un editorial asumiendo el “error y la responsabilidad” de una portada desafortunada.

El motivo de esta nueva disculpa, que aparece publicada en el primer número en papel del año, es, subraya Fenoglio, la convicción de que “para un diario, reconocer sus errores no significa restringir sino más bien aumentar su libertad de informar y su credibilidad para lograrlo”.

“Esta torpeza es más lamentable aún en tanto que introduce un problema en una época en la que nuestro papel es, como nunca antes, aportar claridad, mesura y profundidad”, explica el director de Le Monde. “El periodo extremadamente inestable, y peligroso, en el que hemos entrado aumenta nuestra responsabilidad como colectivo de periodistas en el que la independencia editorial, que se ha construido desde hace casi 75 años, se ha mantenido de forma integral”, agrega.

La controvertida portada muestra al presidente Macron en una fotografía en blanco y negro sobre un fondo rojo y blanco. En lo que sería la chaqueta de su traje aparece una imagen de los Campos Elíseos poblado de gente y banderas tricolores francesas, estas sí en color.

El sábado, el responsable de las redacciones en papel y digital de Le Monde escribió un primer mensaje presentando sus “disculpas a los que se han sentido conmocionados por una intencionalidad gráfica que, evidentemente, no se corresponde para nada a los reproches que nos han hecho”. Según Bronner, “los elementos utilizados hacían referencia al grafismo de los constructivistas rusos de comienzos del Siglo XX, que usaban el negro y el rojo”.

Entre los que manifestaron su indignación por la portada de Macron está el presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand, que en un tuit publicó una imagen de Adolf Hitler junto a la de Macron de la revista semanal de Le Monde para cuestionar las controvertidas “referencias gráficas”. “Si no es una casualidad, ¿de qué se trata?”, se preguntó el político, uno de los hombres más próximos al presidente francés.

“Evidentemente, no era nuestra intención” comparar visualmente a Macron con dictadores del siglo XX, reitera en el editorial el director del diario. “Nadie en Le Monde ignora el abismo que separa a un presidente de la V República de los tiranos más abyectos del último siglo. Nadie jugaría a confundir a un demócrata y a un nazi”, subraya Fenoglio. Dicho lo cual, reconoce, “el malestar que ha creado esa portada, incluso si otros lectores no han hecho la misma interpretación, muestra que su publicación fue un error”.

El diario se compromete a ser más “vigilante” ante posibles errores, pero a la vez, asegura que no cederá ante las críticas ni los intentos de minar su independencia en tiempos en el que “aumentan los movimientos populistas en todo el mundo”. “No renunciaremos a describir, sin concesión ante ninguna de las partes, los viejos y nuevos desafíos de esta fragmentación de nuestras sociedades. Porque es por este papel que se construye la utilidad de un periodismo independiente, y la confianza de sus lectores”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >