Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así delimitan las capitales europeas el tráfico en el centro

Italia, Alemania, Francia y Reino Unido modifican sus capitales a favor de los peatones

Un hombre cruza una calle dentro del 'Congestion Charge Zone', en Londres.
Un hombre cruza una calle dentro del 'Congestion Charge Zone', en Londres.

Algunas consiguen dinero, otras logran disminuir la contaminación. Todas quieres deshacerse de los coches. En Europa, hace décadas que los líderes intentan disminuir el tráfico en sus capitales, en un afán por hacerlas más transitables y llevaderas. Este lunes, EL PAÍS ha publicado el plan del Ayuntamiento de Madrid, que gobierna Ana Botella (PP), de cerrar al tráfico el 1 de enero una superficie de 190 hectáreas en el corazón de la capital, por la que sólo podrán circular los coches de los residentes. Esta es una lista de los países donde los caminos se han cerrado a los vehículos en los últimos años.

  • Alemania: Desde 2008 es preciso tener una placa identificativa medioambiental, imprescindible para acceder a la Umweltzone (Zona ambiental), es decir, a las zonas verdes de las grandes ciudades alemanas. En el caso de Berlín ésta se encuentra dentro del anillo que delimita el centro e incluye los barrios Mitte, Charlottenburg, Friedrichshain y Kreuzberg. Los vehículos sin placa ambiental que circulen por la zona restringida son multados con 40€ y un punto en el carnet, aún si el vehículo no sobrepasa los valores de emisión permitidos. El sticker necesario para transitar el área restringida cuesta 6€ para vehículos alemanes y 12.50€ para los extranjeros.
  • Italia: En Italia han restringido el acceso a los centros antiguos de las principales ciudades, con el propósito de preservar su patrimonio histórico. El área restringida es llamada Zona de Tráfico Limitado (ZTL), donde solo pueden entrar los vehículos con permisos especiales, generalmente otorgados a los residentes, personas que trabajan en el área restringida y huéspedes de hoteles. En muchos casos se cuenta con sistemas de vigilancia automática para control el acceso y multar a los transgresores. En general, la restricción aplica solo de lunes a viernes en el horario comercial, aunque a veces se utiliza el sistema de circulación de acuerdo al último número de la placa, prohibiendo el paso a aquellos vehículos que terminen en número par o impar, dependiendo de la ocasión.
  • Grecia: Desde 1982 el tránsito de automóviles fue restringido en el área central de Atenas, denominada Dactylios en griego, la cual coincide con el anillo interior de circunvalación del área metropolitana. El objetivo principal de la medida fue disminuir los altos niveles de contaminación del aire, producidos por la extrema congestión de tránsito de aquella época y por las condiciones meteorológicas del valle donde se ubica la ciudad. El sistema restringe la circulación de lunes a viernes en forma alternada para los vehículos con matrícula terminada en números par e impar. Actualmente están exentos del racionamiento los autobuses, taxis, motocicletas, bicicletas, los vehículos de alquiler y los visitantes con matrícula extranjera.
  • Francia: En París una de las iniciativas para reducir la contaminación que produce el tráfico fue la instalación del globo aerostático permanente sobre el parque André-Citroën, visible a 40 Km, que torna de color rojo a verde en función del grado de contaminación. En marzo de este año, los niveles de polución de la ciudad alcanzaron máximos históricos. Para contrarrestarlo, la ciudad aplicó una prueba de un día a sus ciudadanos: Solo podían circular los vehículos con matrícula impar en todo el perímetro definido, no pudieron entrar los camiones de más de 3,5 toneladas, salvo los de la basura o los frigoríficos de aprovisionamiento alimentario y solo se dejó salir sin restricciones a los vehículos limpios (eléctricos, híbridos o con propulsión de gas). La infracción a la norma se pagaba con una multa de entre 20 y 50 euros y, para incentivar todavía más a los parisinos, los viajes en metro y autobús fueron gratuitos durante varios días. La Ley ZAPA prohibe la entrada de los 4x4, coches diesel antiguos y grandes camiones al casco urbano. En unos 10 años, el ex acalde socialista Bertrand Delanoë (2001-2014) le quitó 75 hectáreas de terreno a los coches para dárselo a los peatones, las bicis y otros medios ‘limpios’. 
  • Reino Unido: Para lidiar con el tráfico en el centro, Londres aplica la tasa de congestión, un cargo cobrado a los vehículos de motor que operan dentro de la Zona de Peaje o Congestion Charge Zone (CCZ) rodeada por la London Inner Ring Road, en el centro de la ciudad, de lunes a viernes entre las 07:00 y las 18:00. No se cobra los fines de semana, días festivos o entre el día de Navidad y el día de Año Nuevo. El cobro estándar es de £ 11.50 (14.6 euros) por día para cada vehículo que se desplace dentro de la zona, con una pena de entre £ 65 (82 euros) y £ 195 (247 euros) impuesta a quien no lo pague. El cobro está basado principalmente en el reconocimiento de matrículas. Hay, sin embargo, excepciones. Los vehículos con 9 o más asientos, moto-triciclos, y vehículos de recuperación de carretera no pagan la tarifa, mientras que las personas que residen dentro o cerca de la zona pueden aplicar a un descuento del 90% de la tarifa. 
  • Suecia: Estocolmo fue la pionera con el establecimiento de una zona de tráfico limitada en 1996. Desde Agosto de 2007, después de un referendum a sus ciudadanos, todas las entradas y las salidas del área de tráfico limitado han estado provistas de puntos de control automáticos que funcionan con un sistema de reconocimiento del número de matrícula. Todos los vehículos en entrada o en salida del área de pago, con pocas excepciones, tienen que pagar entre 10 y 20 Skr (1 o 2 euros) en base a la hora de acceso entre las 06:30 y las 18:29. El importe máximo por vehículo al día es de 60 Skr. El pago puede ser efectuado de varios modos pero rigurosamente dentro de 14 días y no es posible pagar en los puntos de control. Se trata del Impuesto de congestión de Estocolmo (O Trängselskatt i Stockholm, en sueco), un sistema de peajes urbanos que busca reducir la congestión de tránsito y disminuir la contaminación ambiental (atmosférica y acústica) en el centro de la ciudad. Los fondos recaudados se utilizan para la construcción de nuevas vías.

Más información