Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manual de instrucciones para sumar puntos

Madrid cambia el curso próximo el baremo para elegir centro. Tener hermanos en el colegio o que los padres sean antiguos alumnos pesa más que vivir o trabajar cerca

Manual de instrucciones para sumar puntos

Curso nuevo, preguntas nuevas. Los criterios para acceder a un centro escolar en Madrid van a cambiar de arriba abajo en los próximos dos años. La región afronta la modificación más revolucionaria y polémica del panorama educativo español a la hora de baremar los requisitos para los aspirantes. Madrid se convertirá en una zona única, en la que cualquier familia podrá aspirar con los mismos puntos que otra a un colegio de cualquier rincón de la región. Todos con el mismo rasero, ¿o no?

El nuevo sistema despierta críticas entre responsables educativos que consideran que el cambio de puntos no supone una distribución equitativa. Dar prioridad al que tiene hermanos, en una sociedad con una media de 1,4 hijos por mujer, según datos del Instituto Nacional de Estadística sobre la región de Madrid, no resulta lo más equilibrado para todos. La cercanía a la escuela es uno de los criterios principales de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos). La gran mayoría de sus integrantes (27 de 33 países) han fijado el lugar de residencia de la familia o el sitio donde trabajan los padres como elemento fundamental en la asignación de colegio e instituto. Oposición y sindicatos educativos alertan de que puede ser una medida "segregadora", algo que también subraya la OCDE, que pide medidas de corrección para evitar guetos. Las asociaciones de padres de los colegios públicos se han mostrado contrarias. Los portavoces de la concertada creen que el cambio es positivo.

El 80% de las familias elige el colegio de su barrio

Además de escrutar el proyecto educativo, de preguntar a familiares y amigos o interesarse por las instalaciones y propuestas del colegio preferido, hay que estar atentos a los nuevos criterios. Estas son las claves para quienes se matriculan por primera vez en un centro público o concertado. Los colegios privados establecen sus propios plazos al margen del listado de puntos. Algunos comenzaron la matriculación ya en enero.

PLAZO DE INSCRIPCIÓN

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid acaba de publicar una orden con los nuevos criterios de admisión. El plazo de inscripción empieza el 18 de abril y termina el 7 de mayo. Educación enviará carteles a los centros para informar de los nuevos requisitos y ofrecerá información en su página web, según un portavoz de la Consejería.

SIN VENTAJA EN EL COLE DEL BARRIO

El 80% de las familias madrileñas eligen el colegio o instituto de sus hijos entre aquellos que están más próximos a su casa o al lugar de trabajo de los padres, según estimaciones de la Consejería de Educación. La cercanía es el criterio con mayor peso en el proceso de inscripción hasta la fecha. Supone hasta cuatro puntos, aunque el de adscripciones se ha ido complicando con el paso de los años. La región está dividida en cerca de 2.000 zonas diferentes. Solo en Madrid capital hay casi 200. Eso provoca que a veces el colegio más cercano no necesariamente sea aquel por el que la familia obtiene más puntos si está situado en el límite entre dos zonas, con una calle de distancia que supone una frontera.

El criterio de cercanía desaparece en 164 municipios

UNA SOLA ZONA EN 2013

Para el próximo curso 2012-2013, la Comunidad de Madrid modifica la zonificación de 164 de los 179 municipios de la región. Deja fuera a los más grandes (Madrid, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla, Alcalá de Henares, Algete, San Sebastián de los Reyes, Rivas-Vaciamadrid, Torrejón de Ardoz, Boadilla del Monte, Collado Villalba y Galapagar). En los 164 afectados ya por los cambios no habrá división por zonas. Eso significa que el habitante de un municipio tendrá cuatro puntos para todos los centros de su localidad y dos si elige uno del resto de la región. El sistema –cuya implantación se ha dividido en dos cursos por "la enorme complejidad" del modelo, según Educación– se terminará de implantar en dos años, durante el curso 2013-2014. Entonces Madrid se convertirá en un distrito único educativo, como ya ocurre con la sanidad. Los alumnos madrileños sumarán cuatro puntos para optar a cualquier centro frente a aquellos que quieran matricularse desde otras regiones, que no tendrán ninguno.

LOS PUNTOS DE LA FAMILIA

El número de hermanos pasa a convertirse en el criterio con más peso para la puntuación el curso que viene. A partir de esta convocatoria supone ocho puntos de una sola vez (de un máximo de 20,5), en lugar de incrementarlos en función del número de hermanos como ocurría hasta ahora, con cuatro puntos por el primero y tres por cada uno más. Otra de las novedades del nuevo baremo es que los aspirantes a entrar en un colegio sumarán un punto y medio si algún hermano, el padre o la madre fueron antiguos alumnos del colegio o instituto al que opta. El nuevo sistema se revisará tras esta primera convocatoria para corregir errores, según señalan desde Educación. La Consejería se plantea, por ejemplo, modificar el criterio relacionado con las familias numerosas, que obtienen hasta 2,5 puntos más.

LA ÚLTIMA PALABRA ES DEL COLEGIO

Los centros siempre han tenido la potestad para elegir un criterio que otorgue a los alumnos el punto de desempate. Eso se mantiene. Pero además la nueva orden (publicada el 14 de marzo en el

Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid) permite que sus criterios sean "redundantes". Supone, por ejemplo, que podrán dar el punto al que tiene hermanos en el centro o al que los tuvo. Los detractores del nuevo sistema alertan de que es una fórmula que reproduce la clientela de los centros de élite, con más facilidad para escoger a las familias que quieran.

CONTRA LA PICARESCA

El Gobierno regional madrileño defiende que este sistema combate excesos y la picaresca. No existen datos, pero sí hay constancia de que algunas familias empadronan a sus hijos en casas de amigos o cambian la dirección de la oficina de trabajo para poder acceder al centro que prefieren. Hay familias que han llegado a contratar detectives privados para desenmascarar este tipo de prácticas y centros concertados que decidieron contratar médicos para detectar informes falsos en los que se aseguraba que un alumno es celiaco (con intolerancia al gluten) aunque fuera mentira. También deja de ser uno de los criterios de elección.

SER CELÍACO YA NO PUNTÚA

Se elimina el punto para alumnos celíacos. El motivo es que una normativa estatal, la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, obliga a todos los centros a ofrecer menús adaptados. También para niños alérgicos a determinados nutrientes. Que el alumno, sus padres o hermanos tengan una discapacidad física, psíquica o sensorial supone 1,5 puntos en el baremo, igual que antes del cambio de normativa.

CÓMO Y CUÁNTO DETERMINA LA RENTA

El criterio económico también se modifica con el nuevo sistema. En convocatorias anteriores se obtenían dos puntos por ingresar el salario mínimo profesional (8.979 euros al año en 2012) o un punto si los ingresos ascendían al doble de esa cantidad. El nuevo sistema otorga dos puntos si el padre, la madre o el tutor legal del alumno son beneficiarios de la renta mínima de inserción, que actualmente asciende a 6.390 euros anuales.

DEL COLEGIO AL INSTITUTO

Los centros adscritos son aquellos en los que el alumno tiene preferencia al pasar de ciclo. Es una circunstancia que se reproduce principalmente en los centros públicos, en los que es habitual que la oferta cubra solo la primaria o solo la educación secundaria. Hasta ahora se garantizaba que cualquier colegio tendría esa relación de hermandad al menos con un instituto, considerando principalmente la distribución geográfica y el posible desplazamiento del alumno para llegar a él, igual que recogía la obligada planificación de la Administración en caso de que el estudiante tuviera que usar un transporte escolar. El nuevo modelo, que también elimina el carácter geográfico, apuesta por la adscripción múltiple. Cada colegio estará adscrito, señala la orden, "a dos o más centros de educación secundaria". Esta idea se implantó con anterioridad en los llamados centros bilingües.

Tener hermanos es lo que dará más puntos en el nuevo curso

EL DESEMPATE

La nueva orden también modifica algunos de los criterios fijados para caso de empate de puntos entre dos alumnos. En primer lugar se prima al que obtenga más puntuación en el apartado de hermanos matriculados en el centro, el criterio más reforzado del nuevo baremo también en este aspecto. Además se suma como criterio que los padres o tutores trabajen allí. En segundo lugar prima la cercanía de la residencia o el lugar de trabajo, y luego la discapacidad. Si a pesar de estos apartados se mantiene el empate, se tendría en cuenta otro de los nuevos aspectos incluidos en la reciente orden, ser hijo o hermano de antiguo alumno del centro.

ESTUDIAR PARTE DEL TEMARIO EN INGLÉS

En Madrid hay 276 colegios públicos de la llamada red bilingüe, además de 96 concertados y 64 institutos. En estos centros, el aprendizaje del inglés supone al menos un tercio del horario lectivo semanal del estudiante. Se permite que todas las materias (excepto matemáticas y lengua y literatura) se impartan en inglés de manera íntegra. Según estimaciones de la Consejería, son los centros más demandados de la red. Además de esta oferta promovida por el Gobierno regional, en Madrid hay 10 centros adscritos al programa ministerial del British Council, 16 secciones lingüísticas de francés, otras 10 de inglés y 3 de alemán.

¿PENDIENTES DE LOS RESULTADOS ACADÉMICOS?

Madrid impulsa las pruebas externas para medir resultados desde 2005. Son los exámenes de conocimientos y destrezas indispensables, que la Administración ha ampliado a 1º y 6º de primaria y a 3º de educación secundaria obligatoria. Son pruebas que miden principalmente las aptitudes en lectura, lengua y matemáticas. Es una prueba controvertida desde su implantación por la publicación de resultados. Por primera vez este curso se pueden consultar en la web de la Comunidad las notas medias de los colegios públicos, concertados y privados de primaria en la prueba de 6º de distintos años. Los resultados de los alumnos de 3º, que han empeorado principalmente en matemáticas con el paso de los años, aún no están disponibles. Su consulta o revisión es una de las herramientas al alcance de las familias, aunque quienes rechazan esta prueba señalan que una nota académica no refleja toda la riqueza (o las carencias) que pueda tener un centro. También es posible consultar, en algunos casos, cuál es la nota media de los estudiantes de un instituto en selectividad. La Universidad Complutense ofrece estos resultados por años, centros y asignaturas en su página web.

Qué mirar al buscar cole

¿A qué colegio quiere llevar a su hijo? ¿Cuáles son los factores a tener en cuenta? ¿Qué debe mirar? Especialistas del panorama educativo madrileño aconsejan sobre lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir centro.

José Antonio Martínez, presidente de la Asociación de Directores de Instituto de Madrid :

"Lo más importante es no sacar al alumno de su entorno. Aparte de perder tiempo en el transporte, se sentirán desubicados. Estudiar con compañeros del barrio influye en el proceso educativo. Recomiendo fijarse en los centros que estén cerca del domicilio".

Santiago Gómez, presidente del Consejo de Directores de Colegios de Primaria de Madrid

"Siempre digo a los padres que no anden haciendo cábalas con la puntuación, que pongan el colegio que realmente quieran el primero de la lista. La proximidad no les debe cegar, porque a lo mejor dos calles más abajo encuentran un proyecto educativo más interesante. No se trata solo de consultar qué materias se imparten y cómo. También deben sopesar si prefieren un centro de barrio, un colegio que refuerce las actividades extraescolares u otro que dé más peso a las matemáticas. Que miren sus intereses".

José Luis Pazos, presidente de la FAPA Ginerde los Ríos, mayoritaria en la pública:

"Lo más recomendable es un centro cercano al domicilio. Nosotros defendemos la escuela pública, claro. Las familias deben optar por el centro que más les convenza, sin dejarse llevar por lo que digan otros. Es más importante un buen proyecto educativo que una piscina climatizada. El lujo no es fundamental".

Emilio Díaz, responsable de la Federación de Centros Religiosos en la Enseñanza FERE, portavoz de la concertada

"Recomiendo que las familias conozcan lo inmaterial del colegio, que no se paren solo en los aspectos tangibles, como las instalaciones o la cercanía. Deberían prestar atención al proyecto educativo, pedir documentación y entrevistarse con los responsables del centro, ir más allá. Muchas veces deslumbra lo material".

Juan de Santiago, vicepresidente de ACA DE, principal patronal de los centros privados

"Las familias deben buscar una identificación clara con el ideario del centro, tanto si prefieren una opción religiosa como si optan por un modelo más o menos jerárquico. Otra advertencia es que no confundan colegios bilingües [aquellos que dan parte de las materias en inglés] con centros ingleses".

Gabriel Castellano, presidente de CICAE (Círculo de Calidad Educativa), representa a una treintena de centros privados de élite en Madrid

"La clave es visitar más de un colegio y preparar las preguntas que más interesen. En ese encuentro, los padres deben examinar el compromiso del equipo directivo con el proyecto educativo, el nivel de transparencia, el número de alumnos por clase, los resultados académicos y de pruebas externas… Deberían prestar también atención al currículo oculto más allá de las materias normales, como la educación medioambiental o la afectivo-sexual. O revisar qué tipo de metodología usa el centro para enseñar: fomentar el trabajo en equipo o el pensamiento crítico, qué se ha hecho en innovación educativa, cómo se trabaja la inteligencia emocional… Y otro aspecto importante: ojo al plan de formación del profesorado".

Más información