Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos de filtros solares ensucian el Guadalquivir

Los residuos han sido hallados en sedimentos y aguas artificiales. -Dos compuestos químicos de las cremas protectoras podrían llevar a largo plazo a la extinción a los peces de río

Por primera vez se ha demostrado la presencia de filtros contra los rayos ultravioletas (UV) en el Guadalquivir, un tipo de compuestos químicos que se usan en productos para el cuidado personal y para mascotas, productos farmacéuticos, domésticos e industriales, de mantenimiento del vehículo, y plaguicidas. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado un estudio elaborado por miembros del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Cientificas) e ICRA (Instituto Catalán de Investigación del Agua). "La eliminación de estos compuestos en los procesos de tratamiento de aguas residuales no está siendo tan eficaz como debería", ha analizado esta mañana Damià Barceló, investigador del CSIC. La sequía es un agravante: "A menos agua más impacto de la cantidad de residuos que se almacenan, por lo que hay una mayor concentración y un mayor efecto para el medio acuático, como nuestros ríos", ha explicado Barceló. El estudio de campo de las cuatro cuencas fluviales (Ebro, Duero, El Tajo y Guadiana) finalizará en 2014, "con datos más exactos".

Los filtros UV están muy presentes en los productos de higiene personal y están incluidos entre los contaminantes emergentes de los llamados productos de cuidado personal (PCPs). "La mayor concentración es sobre todo de dos compuestos, el 4MDC y el EHMC, ambos usados en protectores solares. La mayor cantidad se da en zonas donde el uso de estos productos es más necesario. En España tenemos mucho sol, pero en las zonas de costa y esquí predomina su utilización", ha mantenido Barceló. Según ha explicado, ambos compuestos se encuentran en la lista de precandidatos a ser evaluados por la Comisión Europea: "Esperamos que los incluyan para que puedan ser vigilados y se ayude a su correcta regulación. De momento las autoridades no están obligados a controlarlos".

"Estos contaminantes se liberan de forma continua al medio ambiente y actúan como contaminantes pseudopersistentes: algunos son conocidos por mostrar actividad estrogénica y su incidencia puede ser motivo de preocupación. Los peces, analizados en laboratorio, pueden ver dañada su capacidad genética, ya que están expuestos durante todo su ciclo vital y reproductivo. Tiene una gran afección en el tiroides. En España comemos poco pez de río pero estas sustancias sin duda afectan al medio acuático. Estos animales son más frágiles que nosotros. Aunque debido al carácter lipofílico la concentración se da más en sedimentos que en el agua", ha subrayado Barceló.

Entre las posibles soluciones que menciona el investigador estaría la mejora de las plantas depuradoras, el cambio de productos o sustituir los compuestos por otros menos tóxicos. Y también, añade, prestar especial atención a las principales regiones españolas donde el uso de estos cosméticos es esencial para el ser humano, entre otras cosas, para evitar el cáncer de piel. Como en zonas de costa o de esquí. Para que nos viéramos realmente afectados por estos compuestos, tendríamos que beber más de 100.000 litros de agua", sostiene Barceló.

De momento no existen datos que concluyan que tiene "algún perjuicio para los seres humanos". "El uso del 4MDC está restringido en Dinamarca, especialmente, en los productos destinados a los niños. La mayor concentración de residuos en el Guadalquivir es de este compuesto", ha sostenido Barceló. En España, los productos solares suelen incluir de un 2 a 5% de ambos compuestos, "datos correctos ya que el límite está en el 10%". Barceló ha asegurado que las empresas farmacéuticas seguro que cuentan con sustitutos si "cambia, como se espera, su regulación a nivel europeo". "Siempre vamos a remolque de los países nórdicos, estos sin ninguna duda son más sensibles al Medio Ambiente", ha añadido.

Para completar este estudio elaborado en aguas de Guadalquivir, IDAEA-CISC ha finalizado otros dos informes. El primero es Análisis de los filtros UV en el agua de grifo y otras aguas limpias en España que será publicado en Analytical and Bionanalytical Chemistry. El segundo revela la detección de filtros ultravioleta en el "95% de las muestras de sedimentos recogidas a lo largo de la Cuenca del Ebro".