La capacidad de reflexión se localiza en la materia gris de detrás de los ojos

Las personas con mayor capacidad de introspección tienen más desarrollada una región de la corteza prefrontal del cerebro, según un experimento

El proceso de pensar sobre el propio pensamiento, de reflexionar sobre las propias decisiones, en definitiva, la capacidad de introspección, parece estar localizada en una región específica del cerebro, de la corteza prefrontal ubicada detrás de los ojos. En los individuos que tienen mayor capacidad de introspección, el volumen de materia gris ahí es mayor. Es el resultado de un experimento realizado en el Reino Unido con 32 personas, pero los científicos que lo han hecho no saben si estas características cerebrales reflejan diferencias anatómicas innatas o son producto del aprendizaje. Además, reconocen que hay variabilidad humana notable en este rasgo entre la gente.

El concurso televisivo ¿Quién quiere ser millonario es un buen ejemplo de esa capacidad de introspección que Geraint Rees (University College, Londres)y sus colegas han medido en su experimento. "Un concursante introspectivo mantiene su respuesta final si está seguro de ella -y en todo caso, llamará a un amigo cuando no lo esté-, mientras que uno menos introspectivo no será tan eficiente reflexionando acerca de si su respuesta es correcta o no", explica Rimora S.Veil.

Para hacer el experimento, estos científicos mostraron a los 32 participantes dos pantallas, cada una con seis recuadros, y en una de ellas uno de los recuadros era ligeramente más brillante que el resto. Se les pidió que identificaran qué pantalla tenía el recuadro brillante y, después, que valoraran su confianza en su propia respuesta. Su actividad cerebral se escaneó mediante la técnica de imagen por resonancia magnética. Los investigadores habían dicho a los voluntarios que el experimento era difícil, así ninguno estaba completamente seguro de su respuesta, de manera que aunque todos acertaran, su habilidad introspectiva variaría considerablemente. Al comparar los registros de los escáneres, se pudo identificar la correlación entre el proceso de introspección y la estructura de una pequeña zona de la corteza prefrontal, concluyendo que la capacidad introspectiva en los sujetos de su estudio estaba asociada a una mayor cantidad de esa materia gris y con una estructura reforzada de conexiones.

Además del interés puramente neurológico de esta investigación, presentada en la revista Science, Rees y sus colegas consideran que puede llegar a tener importancia médica si permite ayudar a comprender cómo ciertas lesiones cerebrales afectan a la capacidad de una persona de reflexionar sobre sus pensamientos y sus actos, e incluso diseñar terapias para ayudar a pacientes con problemas cerebrales serios. "Imagine, por ejemplo, dos pacientes con problemas mentales, uno consciente de su enfermedad y otro no", argumenta Stephen M.Fleming, uno de los autores de la investigación. "El primer paciente, por erjemplo, probablemente tomará su medicación, mientras que el segundo es menos probable que lo haga. Si llegamos a comprender ese nivel de autoconciencia a nivel neurológico, tal vez podamos adaptar tratamientos y desarrollar estrategias de entrenamiento para esas personas".

Imágenes de escáner que muestran la localización de la materia gris activada cuando pensamos en nuestros pensamientos
Imágenes de escáner que muestran la localización de la materia gris activada cuando pensamos en nuestros pensamientosSCIENCE / AAAS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS