Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Defensor del Menor de Madrid asegura que eliminó su perfil en Tuenti hace casi dos años

La red social amenaza a Canalda con borrar su cuenta falsa y pide que se identifique

Los responsables de la plataforma social Tuenti han amenazado hoy con borrar el perfil falso que, según éstos, utiliza el Defensor del Menor de la Comunidad, Arturo Canalda, para controlar lo que hacen sus hijos en la red social. Canalda ha asegurado a EL PAÍS por vía telefónica que "les agradece el ofrecimiento", pero que difícilmente podrán eliminar esa cuenta puesto que "fue totalmente desactivada hace casi dos años". El director de Comunicación de Tuenti ha señalado a Europa Press que, una vez que se reporte que esa cuenta es falsa, Tuenti procederá a borrarla, como hace en otros casos similares. Además, ha recomendado a Canalda que se identifique con nombre y apellidos en la plataforma, "algo que hacen muchos padres".

Canalda ha explicado que se había dado de alta en la red social que utilizan miles de adolescentes en el momento en el que su hija estaba a punto de cumplir los 14 años. "Ella me lo pidió y yo accedí, pero le expliqué que quería ver durante unos días cómo funcionaba, qué informaciones se transmitían los chavales y de qué forma. De tal forma que fue ella misma, mi hija, la que me invitó [solo puede accederse a Tuenti si previamente un usuario introduce a otro] y con ella misma puse en marcha mi cuenta de la que ella era absolutamente consciente", afirma Canalda.

En la conferencia inaugural del Curso de mediación y resolución de cyberconflictos entre menores en la Escuela de Negocios de la Universidad San Pablo CEU, Canalda aseguró el pasado viernes que este control es "algo necesario a pesar de que puede resultar controvertido, porque alguien puede entender que es vulnerar la intimidad de los hijos". "Yo participo en la red social Tuenti porque me di de alta con un perfil falso y estoy en la red viendo lo que hacen mis hijos como si fuera un chico más", añadió en este sentido. "No participo jamás en las conversaciones que tienen mis hijos, estoy exclusivamente como espectador y me doy cuenta de que suben información 'por un tubo' tanto ellos como sus amigos, información que puede ser accesible a personas como yo, que soy un amigo que nadie conoce, pero que todos conocen como amigo", señaló.

Canalda ha querido dejar claro que en ningún momento ha vulnerado la intimidad de sus hijos. "Como es lógico no me iba a dar de alta con mi nombre y como Defensor del Menor. Pero como padre no puedo entrar en esa red social si no es por invitación. Mi hija y yo navegamos durante una semana, más o menos y cuando ví el tráfico y las informaciones que se intercambiaban los chicos no me gustó nada y así se lo dije a ella. Tenemos una magnífica relación y ella misma me confesó que tampoco le gustaba como funcionaba Tuenti. Lo hablé con ella y ambos, de mutuo acuerdo, decidimos cancelar nuestras cuentas".

El Defensor del Menor ha afirmado también que le "sorprende que los responsables de la red social admitan que mensualmente tengan que dar de baja a miles de menores de 14 años. Esto pone de manifiesto que se hace necesario que los padres, cuando sus hijos quieren darse de alta en algún sitio como este, deben acompañarles y verificar su seguridad". Canalda ha sugerido a Tuenti que "habilite la posibilidad de acceder a los padres a la red social sin necesidad de invitaciones".