Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las emisiones de gases de efecto invernadero son mayores que las declaradas por la industria

"El Protocolo de Kioto es como poner al planeta a dieta pero sin poder pesarlo", afirma Ray Weiss, de la Universidad de San Diego

Los países y las industrias comunican a la ONU su reducción en la emisión de gases de efecto invernadero (el CO2 pero también otras sustancias) pero la atmósfera no siempre se entera. Ray Weiss, de la Universidad de San Diego, ha presentado en la Cumbre del Clima de Copenhague datos medidos en la atmósfera de estos gases. Y su conclusión es que, al comparar lo que realmente hay con lo que declara la industria, algo no encaja. Hay mucho más alrededor del planeta de lo que oficialmente debería existir. "El Protocolo de Kioto es como poner al planeta a dieta pero sin poder pesarlo. Ahora lo hemos pesado y tenemos un problema", ha declarado con un afortunado símil Weiss.

El tetrafluoruro de carbono (CF4), cuyo tiempo de vida, ha dicho, es de 50.000 años, es un ejemplo. Lo utiliza la industria del aluminio y la electrónica. Según Weiss, en la atmósfera hay el doble de lo que debería haber con lo declarado por la industria. O el trifluoruro de nitrógeno. "Un kilo de este gas equivale al calentamiento durante 100 años de 17.000 kilos de CO2. Pues en la atmósfera hay cuatro veces más de lo que da la industria", ha asegurado Weiss, que ha añadido que "es humano declarar menos de lo real, sobre todo si hay un incentivo económico".

Este análisis no se puede hacer para el CO2 porque no sólo tiene fuentes industriales, sino también incendios, cambios de uso del suelo, agricultura.