Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer mata a su marido en Leganés y alega que le pegaba

La mujer confiesa que cometió el crimen porque ya no aguantaba más

Un hombre de nacionalidad peruana ha fallecido la pasada madrugada en su piso de la localidad madrileña de Leganés, donde presuntamente fue apuñalado por su esposa, que ha sido detenida. En un primer momento, la mujer, de la misma nacionalidad, ha asegurado que él llegó a la casa malherido tras sufrir un atraco. Sin embargo, posteriormente se ha confesado culpable ante la Policía y ha alegado que lo ha hecho porque él la maltrataba habitualmente y ya no aguantaba más. En todo caso, no constan ni denuncias de malos tratos ni órdenes de alejamiento sobre el hombre asesinado.

El suceso ocurrió a la una de la madrugada, cuando un compañero de piso de la víctima, Manuel Dunca A.M., de 32 años, y peruano como él, avisó al 091 porque su amigo sangraba abundantemente, al parecer, por una puñalada en el pecho. Una unidad de la policía local de Leganés se trasladó hasta la casa, que compartían el fallecido y su esposa, Sara Elísabeth V.S., de 28 años, y otra pareja -el hombre que avisó a la policía y su compañera-, todos ellos con estancia legal en España. El piso se encuentra en el segundo del número 22 de la avenida Juan Carlos I.

A la llegada de los efectivos, Manuel Duncan A. M. se encontraba tirado en el suelo de la cocina, en decúbito supino, con una puñalada a la altura del pectoral izquierdo de trayectoria descendente hacia el corazón que, al parecer y según certificaron los médicos del Summa que acudieron al suceso, fue mortal. Junto al fallecido se encontraba su esposa, que aparentemente trataba de reanimarlo, con la ropa manchada de sangre. Sara Elísabeth dijo a los policías que su esposo no había pasado la noche anterior en la casa y que hacía unos minutos había llamado al telefonillo del portal diciéndole que había sufrido un atraco y que estaba herido.

Un matrimonio tranquilo que "no armaba jaleo"

Según los agentes de la Brigada del Grupo VI de Homicidios de la Policía Judicial de Madrid, que se hicieron cargo de las investigaciones, ni en el ascensor, ni en las escaleras ni en la calle había restos de sangre y sí los había abundantes en la cocina y en la ropa de la mujer, quien se contradijo en varias ocasiones.

Los compañeros de piso, que manifestaron estar dormidos, aseguraron a los agentes que se limitaron a ayudar a la mujer cuando esta se lo pidió y prestarán declaración como testigos. No así la mujer, quien ha sido detenida como presunta autora del homicidio.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía ha explicado que, durante su declaración, la mujer ha confesado el crimen y ha relatado que era maltratada habitualmente y no aguantaba más esa situación. En un primer momento, dijo a los agentes que su esposo no había pasado la noche anterior en la casa y que a primera hora él había llamado al telefonillo del portal diciéndole que había sufrido un atraco y que estaba herido, por lo que ella le ayudó.

La delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, ha señalado que no constan ni denuncias de malos tratos ni órdenes de alejamiento sobre el hombre asesinado. Asimismo, señaló que "todos los indicios" apuntan que la autora del homicidio fue su compañera. "Es un suceso triste y muy lamentable, que ha costado la vida de un

hombre peruano. No obstante, tenemos que decir que la mujer está ya detenida. Una vez más, la eficacia policial ha permitido lograr que la presunta responsable esté a disposición judicial en las próximas horas", ha apuntado. Vecinos del hombre apuñalado aseguran que no escucharon ningún ruido y que la pareja era un matrimonio tranquilo que "no armaba jaleo".