Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las funerarias de Barcelona lanzan un nuevo servicio para preservar la memoria de los muertos

Consiste en elaborar un álbum que, además de fotos y una breve semblanza del fallecido, recoge en una crónica periodística cómo se ha desarrollado la ceremonia de su despedida

Los Servicios Funerarios de Barcelona han presentado un nuevo servicio para preservar la memoria de los muertos que consiste en elaborar un álbum que, además de fotos y una breve semblanza del fallecido, recoge en una crónica periodística cómo se ha desarrollado la ceremonia de su despedida.

El director general de Servicios Funerarios, Eduard Vidal, ha explicado este nuevo servicio de conservación de la memoria, denominado Crónica de un Adiós y que se enmarca en un gran proyecto, Huella, con el que se quiere rendir un homenaje a todas las personas que al morir han dejado tras de sí un recuerdo en este mundo.

Hasta ahora un total de 270 familias han contratado este servicio, que es una personalización del recordatorio que se entrega al acabar el funeral y que, en formato papel y con la participación directa de amigos y familiares del muerto, recoge sus vivencias y las etapas más significativas de su vida, así como las palabras de recuerdo de los que han acudido a despedirlo.

La crónica la escribe un periodista que asiste a la ceremonia, y en la publicación se incluyen además fotos del muerto o de su entorno familiar, las palabras que se han pronunciado en el responso, la relación de cantos o rezos de la ceremonia, o citas apreciadas por el finado.

Al cabo de diez días de la ceremonia, que puede ser religiosa o laica y que siempre se lleva a cabo de forma personalizada, la familia recibe diez copias de este álbum en formato papel, aunque más adelante está previsto hacerlo también en soporte informático.

La elaboración y publicación del álbum tiene un coste de 190 euros.

Los servicios esperan que en el 2008 se alcancen las 2.000 peticiones de crónicas, a un ritmo de seis diarias en cualquiera de los cuatro tanatorios de la ciudad.

En una segunda fase está previsto ofrecer además otro producto de memoria que se ha denominado Crónica de Una vida, que consiste en un álbum con abundante material gráfico e información sobre

la infancia, adolescencia y la etapa adulta del fallecido, y con aportaciones de amigos y familiares sobre su vida. Tendrá un coste de 1.500 euros e incluirá la entrega de tres ejemplares. Se incorpora además un árbol genealógico para situar al fallecido dentro de su familia.