Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nivel del Mediterráneo subió ocho centímetros en los últimos 50 años

El Instituto Español de Oceanografía advierte de que frenar esa tendencia de ascenso "depende de lo que hagamos" contra el cambio climático.- Las peores estimaciones hablan de un incremento de hasta medio metro en el próximo medio siglo

El nivel del mar Mediterráneo en las costas españolas subió de media ocho centímetros entre 1948 y 2005, y podría ascender entre 25 centímetros y medio metro en el próximo medio siglo si se produjera el incremento de las temperaturas que prevén los expertos debido al cambio climático. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio del Instituto Español de Oceanografía (IEO), presentado hoy, que ha analizado por primera vez la evolución del nivel, la temperatura y la salinidad del agua del Mediterráneo español, a partir de observaciones realizadas desde 1948 con métodos científicos.

Manuel Vargas, coordinador de la investigación, ha afirmado que la tendencia observada de ascenso de las aguas del Mediterráneo está "en consonancia con los peores resultados" de los estudios sobre el cambio climático, y ha subrayado que las predicciones de aumento del nivel de ese mar "están condicionadas por lo que hagamos" para luchar contra el calentamiento global.

Las predicciones que advierten sobre estos riesgos se expusieron también recientemente en Valencia, durante la XXVII reunión del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, IPCC, dependiente de las Naciones Unidas. Tales estimaciones, de cumplirse, tendrían consecuencias muy serias en las zonas bajas del litoral, incluso en el caso de un aumento menor del nivel del mar, y catastróficas si se produce un incremento de medio metro, según el Ministerio de Educación y Ciencia.

Aumento de la temperatura del agua

Pese a los datos que confirman la tendencia de ascenso del nivel del mar Mediterráneo, el informe arroja que esa cota aumentó menos de lo previsto, debido a un descenso del nivel del mar entre las décadas de los 50 y los 90, decenio a partir del cual ascendió a un ritmo de entre 2,5 milímetros y un centímetro al año.

El descenso del nivel hasta los años noventa se debió a una rara subida de la presión atmosférica. "Como si fuera un tubo de pasta de dientes, donde sale la pasta al apretar", cuando se ejerce presión sobre el mar, el agua del Mediterráneo "tiende a salir por Gibraltar", que es como "el tapón del tubo", ha explicado Manuel Vargas. La disminución de esta presión a partir de los 90 y el ascenso de las temperaturas en la misma década han provocado el acusado aumento del nivel del Mediterráneo.

La temperatura de las aguas superficiales también se ha incrementado, y lo ha hecho entre 0,12 y 0,5 grados entre 1948 y 2005 de media, mientras que, en profundidades intermedias, el termómetro subió entre 0,05 y 0,2 grados, y en las aguas profundas, entre 0,03 y 0,1 grados. "Estas variaciones pueden parecer pequeñas", ha dicho Vargas, "pero hay que tener en cuenta que se requiere una cantidad de calor gigantesca para producir un aumento de las temperaturas en las aguas profundas".

Los datos del IEO también muestran un aumento de la salinidad del mar, debido al descenso de las precipitaciones y de las aportaciones de agua dulce que los ríos hacen al mar.