La educación se atasca en secundaria

España ocupa los últimos puestos en número de titulados en bachillerato y FP de grado medio en el informe de la OCDE presentado hoy

El bachillerato y la formación profesional de grado medio vuelven a dejar a España en los últimos puestos de la educación mundial. El porcentaje de población entre 25 y 34 años que tiene al menos estos estudios es del 64%, frente al 77% de la OCDE y al 79% de la Unión Europea, lo que le deja en el puesto 25 de 29 países.

Más información

Además, el informe educativo anual de la OCDE Education at Glance, presentado hoy en París, señala que, tomando únicamente como referencia a los estudiantes (sólo la población escolar, no la total) la situación no deja a España en mejor lugar: el 72% de los alumnos consigue el título de bachillerato o FP medio, 10 puntos menos que la media de la OCDE y 15 menos que la de la UE. Esta tabla deja a España en el puesto 23º de un total de 26, sólo por encima de México y Turquía e igualado con Nueva Zelanda.

Los resultados son mejores que el año de referencia anterior, 2004, sobre todo en el porcentaje de alumnos que alcanzan los títulos de bachillerato, que ha subido seis puntos. Sin embargo, vuelven a señalan con datos distintos lo mismo que el 29% de alumnos que no sigue estudiando tras la enseñanza obligatoria (aunque luego pueden retomar los estudios). Esto es, que los alumnos que siguen estudiando lo hacen para alcanzar la Universidad o la FP de grado superior, el resto, se pone a trabajar. Si se mira de cerca el problema, se descubre que uno de los principales fallos es el escaso éxito de la Formación profesional de Grado Medio. El porcentaje de alumnos que se titulan en bachillerato está casi en la media de OCDE: 44% frente 45%. Sin embargo, en la FP de Grado Medio el porcentaje es del 36%, 12 puntos por debajo.

"Hace falta una reflexión sobre los métodos pedagógicos en secundaria", con programas cargados, eficaces para una elite pero que dejan por el camino a muchos alumnos que no pueden adaptarse, explicó a Efe Eric Charbonier, uno de los responsables del informe. Estos datos llegan justo cuando en España se debate la reforma del bachillerato. Ésta, presentada antes del verano y recordada a principio de curso por la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, plantea la posibilidad de que los alumnos que suspendan cuatro asignaturas en 1º de bachillerato tengan la posibilidad de no repetir el curso entero al año siguiente, sino sólo esas cuatro materias suspensas. El estudiante podría completar esa especie de curso puente con algunas materias de 2º. Esta posibilidad ha sido muy criticada por el PP y otros sectores educativos (padres católicos o sindicatos Anpe y Uso) porque consideran que rebaja el nivel de exigencia.

Aunque el porcentaje de alumnos que alcanzan el título universitario es del 32,7%, si se le pregunta a los chicos y chicas de 15 años, casi la mitad quieren llegar a obtenerlo (la media de la OCDE es el 45%). Esa expectativa es absolutamente lógica si se tienen en cuenta las grandes diferencias en los salarios entre los licenciados y los que sólo tienen la educación obligatoria o ni siquiera la terminaron. Los primeros, en España, ganan un 41% más que los segundos. Sin embargo, esta diferencia se ha reducido en más de un tercio desde 1997, y tener un título universitario en España sólo aumenta sustancialmente la posibilidad de encontrar empleo entre las mujeres. Así, está empleado el 85% de los hombres que sólo tienen la educación obligatoria, frente al 48% de las mujeres; mientras que tiene trabajo el 87% los universitarios, y el 79% de las licenciadas.

Expertos y estudios han justificado la reducción de esas diferencias en una discordancia entre lo que se enseña en la universidad y lo que pide el mercado de trabajo, además del gran número de titulados que buscan empleo. Quizá por esta razón, el porcentaje de graduados universitarios se ha estancado en los últimos años. Hasta 2000, estaba por encima de la media de la OCDE, pero en 2005 estaba en el 33%, tres puntos por debajo. Sin embargo, en cuanto a los graduados en FP de Grado Superior, España alcanza el 17%, ocho puntos por encima de la media. Así, en términos generales, España es uno de los países con mayor población con título superior (entre universidad y FP de Grado Superior): el 40% entre las personas de 25 a 34 años, ocho puntos por encima de la media de la OCDE.

En cuanto al gasto educativo, el informe vuelve a sacar los colores a España, al menos hasta 2004, último año que se recoge. Entonces, España dedicó a la educación un 4,7% del PIB, frente al 5,8% de media en el conjunto de la OCDE, y casi lo mismo que había dedicado en 2000 (4,8%), y menos que en 1995 (5,3%).

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción