Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agente de policía mata de varios disparos a su ex novia y después se quita la vida en Ronda

Una joven, amiga de la víctima, resulta herida leve en el costado al rozarle una bala.- Los allegados de ella aseguran que la amenazaba

Un subinspector de la Policía Nacional ha matado esta tarde de tres disparos a su ex novia en plena calle en la localidad malagueña de Ronda y después se ha quitado la vida con la misma arma. En el suceso ha resultado herida leve una amiga de ella, a quien ha rozado una bala en el costado. La víctima, Vanessa M., de 28 años, había sido amenazada de muerte varias veces por su antigua pareja, identificado como Juan C., de 33, según cuentan sus allegados, aunque no lo había denuciado. Los hechos se han producido junto a una agencia inmobiliaria en la que trabajaba la chica. Con ella, ya son ocho las mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año.

Según ha informado el alcalde, Antonio María Marín, el crimen se ha producido sobre las 17.00 horas en el interior de un Audi A4 de color negro situado en la calle Mariano Souvirón, junto a una delegación de la inmobiliaria Unicasa, donde ella trabajaba. Un allegado ha explicado que Vanessa M. estaba en una cafetería cercana a su trabajo con una amiga, él se acercó y le dijo que quería hablar, a lo que ésta se negó, discutieron "acaloradamente" y finalmente el policía y la mujer salieron juntos del establecimiento y subieron al coche.

Siguieron peleándose en el vehículo, él efectuó dos disparos contra su antigua novia y uno rebotó e hirió a la amiga, a la que causó lesiones leves en el costado, tras lo que él se suicidó, según la Policía. La chica herida, cuyas iniciales son N. M., ha sido trasladada al Hospital General Básico de la Serranía de Ronda. La ex pareja mantenía una mala relación y la fallecida estaba siendo acosada por el agente, según el relato de sus familiares y amigos, aunque el Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga han indicado que, por el momento, no ha constatado la existencia de denuncias por acoso o violencia doméstica. La Policía también ha precisado que no hay denuncias de maltrato.

"No nos lo explicamos"

Fueron pareja de hecho durante unos dos años hasta que hace dos meses se pelearon y dejaron de convivir. Al parecer, fue ella quien rompió y en este tiempo él había querido reanudar la relación, llegando, incluso, a amenazarla. Habían sido novios unos dos años. Nacido en Madrid, Juan C. era subinspector de Policía, tenía 33, estaba separado de su mujer y llevaba tres años destinado en Ronda. Paradójicamente, Juan había participado en la organización de unas jornadas sobre malos tratos en Ronda. Era el tercer mando de la comisaría local del Cuerpo Nacional de Policía en Ronda y se encargaba de asuntos de investigación y del control de los vehículos zeta de servicio. Por su parte, la joven Vanessa M., vecina de Ronda y de 28 años, trabajaba en una agencia inmobiliaria desde hace cuatro.

El juzgado de guardia ha ordenado pasadas las 20.30 horas el levantamiento de los cadáveres. A la zona han acudido un equipo de sanitarios y varias dotaciones de la Policía Nacional y dos de la Local. El alcalde ha mostrado su asombro por lo sucedido, ya que el agente "era una persona con muchísima preparación, muchísima formación y muchísimo encanto personal en los actos públicos". "No nos lo explicamos", ha apostillado. Asimismo, Martín Lara ha explicado que Juan C. "tenía cierto rango" y por ello había coincidido con él en "varios actos protocolarios". En su opinión, "era la última persona que te podrías imaginar que cometiera algo así".

El asesinato de Vanessa M. eleva a ocho el número de víctimas mortales por violencia doméstica en lo que va de año. Por comunidades, Andalucía, con cuatro víctimas, es la que acumula mayor número de muertes, mientras que Baleares, País Vasco, Aragón y Madrid contabilizan una víctima cada una. Se trata además del segundo caso en el que el agresor pertenece a las fuerzas del orden. El 12 de enero en Zaragoza, el capitán del Ejército del Aire Manuel Cuadra Herrero, de 39 años, mató con una pistola a su ex mujer, la cabo primero Alicia Murcia Lázaro, de 35 años y de la que llevaba legalmente separado desde hacía tres años, y también a su única hija, de cinco años. A continuación, se suicidó con la misma arma.