Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

13 revistas médicas denuncian la presión de las farmacéuticas en las investigaciones

En un editorial conjunto, los editores resaltan que las empresas manipulan el resultado de los trabajos que financian

Trece de las más prestigiosas revistas de medicina de todo el mundo se han puesto de acuerdo para publicar hoy un editorial en el que avisan de que la política de las compañías farmacéuticas de financiar trabajos científicos influye negativamente sobre la investigación médica.

Según el diario económico The Financial Times , las farmacéuticas destinan ya el 60% de sus subvenciones a equipos de investigación ajenos a las universidades, los denominados organizaciones de estudio por contrato. Estos equipos son, en opinión de los editores de las revistas, "más baratos y menos independientes" que los ligados a instituciones académicas, y presentan conclusiones poco trabajadas y con pruebas insuficientes.

De hecho, según el editorial, los resultados de sus investigaciones pueden incluso ser ocultados si no resultan favorables para la empresa farmacéutica que las patrocina.

El aviso ha sido publicado simultáneamente en las trece revistas, editadas en Estados Unidos, Noruega, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Dinamarca, y entre las que se encuentran publicaciones tan prestigiosas como The Lancet, The New England Journal of Medicine o The Journal of the American Medical Association.

Richard Horton, editor de The Lancet, ha declarado al diario inglés The Independent: "Estamos hartos de ser manipulados por la industria farmacéutica. El 90% de los estudios científicos sobre nuevos fármacos que llegan a nuestra redacción están tan manipulados a favor del producto que no pueden ser publicados sin una revisión previa. Las investigaciones se usan más como ejercicio de mercadotecnia que como trabajo científico".

Este revés le llega a la industria farmacéutica en uno de sus momentos más bajos de los últimos años. A las críticas por los precios excesivamente altos que pone a sus productos en los países del Tercer Mundo, se han unido en las últimas semanas los escándalos por los efectos secundarios de medicamentos contra la obesidad o el colesterol.

A partir de ahora, las revistas se han comprometido a investigar las implicaciones financieras de todos los estudios que lleguen a sus redacciones antes de publicarlos. Además, la American Medical Association ha exhortado a las universidades y hospitales estadounidenses a descubrir cualquier interés económico que pudiera esconderse detrás de las pruebas de fármacos que lleven a cabo.