_
_
_
_
_

«Me asusté muchísimo»: Linda Evangelista cuenta las presiones que sufrió para posar desnuda a los 16

“Me asusté muchísimo, nunca debería haber ido allí yo sola”, explica ahora en uno de los episodios de Las Supermodelos, la serie documental que acaba de estrenar Apple TV+.

Linda Evangelista en el desfile de Fendi (P-V 2024), el pasado miércoles en Milán.
Linda Evangelista en el desfile de Fendi (P-V 2024), el pasado miércoles en Milán.getty images

Linda Evangelista (St. Catharines, Canadá, 58 años) se convirtió en los ochenta y noventa en una de las modelos más famosas de todos los tiempos. Su nombre era conocido por cualquiera y su corte de pelo uno de los más copiados en aquellos años. No se levantaba de la cama por menos de 10.000 dólares, pero estuvo a punto de dejarlo todo antes de empezar, cuando tenía solo 16.

La modelo, que se apuntó a una agencia local con 12 años, sufrió un episodio que casi hizo que se olvidara de su carrera en la industria: “Es irónico que mis padres me dejaran ir sola a Japón cuando tenía 16 años, con un contrato de modelo. No me hubieran dejado ir sola al viaje de esquí con el colegio, pero me dejaron ir a Japón”, explica ahora en la serie documental Las Supermodelos, que estrenaba Apple TV+ el pasado miércoles. “Cuando fui a Japón lo primero que me pidieron fueron fotos desnuda y querían tomar todas mis medidas y quitarme la ropa”, dice, vestida de negro con un jersey de cuello vuelto. “Hicieron un composite [una especie de carta de presentación con varias imágenes de una modelo] e incluía mis medidas y yo no quería quitarme la ropa”. Aquella experiencia hizo que quisiera olvidar su potencial futuro como modelo: “Me asusté muchísimo, nunca debería haber ido allí yo sola. Volví a casa y prácticamente lo dejé”, añade. Pero poco después de aquello, en el concurso Miss Teen Niagara, conoció a John Casablancas, uno de los fundadores de la agencia Elite, y su vida cambió.

La modelo canadiense en uno de sus primeros trabajos, posando para la campaña de Annie Watson en 1984.
La modelo canadiense en uno de sus primeros trabajos, posando para la campaña de Annie Watson en 1984.getty images

En cuatro episodios de cerca de una hora de duración, Evangelista, Naomi Campbell, Christy Turlington y Cindy Crawford comparten sus reflexiones y recuerdos sobre la estética que las hizo mundialmente famosas, traspasando la barrera de la industria de la moda y convirtiéndose en celebridades globales; sobre el poder que obtuvieron en aquellos años y sobre su legado o su papel en las décadas posteriores, como empresarias, filántropas o madres.

En la serie documental, Evangelista se abre también a compartir los malos tratos que sufrió por parte de su exmarido Gérald Marie, con el que se casó cuando tenía 22 años y él, 37. Marie era director para Europa de Elite y fue acusado también de violar a varias mujeres y de agresión sexual por parte de otras 15 entre las décadas de los ochenta y los noventa. Estuvo casado con Evangelista entre 1987 y 1993 y en la docuserie ella deja frases tan impactantes como que “él sabía que no debía tocarme la cara, ni tocar lo que generaba dinero”. También que no le fue fácil salir de aquella relación abusiva: “No se trataba simplemente de decir, ‘quiero el divorcio, adiós’, no funciona de esa manera”.

Linda Evangelista desfilando para Yves Saint Laurent, durante la presentación de la colección prêt-à-porter primavera-verano 1987.
Linda Evangelista desfilando para Yves Saint Laurent, durante la presentación de la colección prêt-à-porter primavera-verano 1987.getty images

En la promoción del documental, la maniquí se ha abierto a explicar distintos periodos de su vida y hace un par de semanas revelaba en The Wall Street Journal que ha padecido cáncer de mama y ha pasado por dos operaciones en los últimos cinco años. En 2021 reaparecía tras haber estado un lustro retirada de la primera línea por, según revelaba entonces, haber sufrido un problema con un tratamiento estético que la dejó “completamente deformada”. Evangelista se sometió al procedimiento CoolSculpting, lo que aumentó sus células de grasa. “Hoy doy un gran paso corrigiendo un daño que he sufrido y que llevo guardándome para mí misma durante cinco años”, escribía entonces en una extensa publicación de Instagram.

Desde entonces, y reparadas al menos parcialmente las secuelas del tratamiento, Linda ha regresado poco a poco a la vida pública. Hace unas semanas protagonizaba la portada del número de septiembre de Vogue Estados Unidos y Reino Unido (junto a sus compañeras de documental) y ahora acapara titulares con sus declaraciones en los cuatro episodios de Apple TV+.

Linda Evangelista en el desfile de Azzedine Alaïa, primavera-verano 1990.
Linda Evangelista en el desfile de Azzedine Alaïa, primavera-verano 1990.getty images
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_