_
_
_
_

¿Por qué hay personas que practican deporte con mascarilla sin ser obligatorio?

La prevención destaca como una de las principales razones. También existen, desde hace años, tapabocas especiales para, dicen, mejorar el rendimiento físico.

Una mujer corre con una mascarilla.
Una mujer corre con una mascarilla.getty
Javier Caballero

Las personas mayores de seis años y sin enfermedades o dificultades respiratorias solo tienen tres supuestos en los que pueden quitarse la mascarilla fuera de sus casas. Cuando vayan a comer, cuando vayan a beber o si practican ejercicio físico al aire libre. En terrazas y dentro de los locales se ha normalizado el uso de mascarilla que algunos clientes solo retiran cuando proceden a consumir, colocándola de nuevo entre bocado y bocado. En la calle, sin embargo, es más común ver a personas corriendo o ejercitando sus músculos sin tapabocas. Aunque se pueden encontrar algunas excepciones.

Manuel Romero, de 36 años, es una de esas rarezas en el madrileño Parque del Buen Retiro. «La llevo como medida de precaución», dice el joven preocupado por sus padres, ambos población de riesgo. Miriam Fernández, 33 años, también la luce mientras corre. «Me parece una forma de respeto por los demás». Preguntados por la falta de oxígeno provocada por el complemento que se advertía por la red, aseguran haber leído que no sucede así.

Tienen razón. El 20 de mayo, cuando el Gobierno permitía ya salir de casa para practicar deporte, la Unitat de Medicina del Gobierno de Catalunya publicó un estudio referente a sus efectos. Se centraba en la hipoxia hipercápnica, una elevación anormal en la concentración de CO2 en la sangre generalmente como consecuencia de una pérdida de la función pulmonar que provoca una disminución en la capacidad para expulsar CO2 a través del aire espirado. Las conclusiones diferenciaban entre las mascarillas quirúrgicas o de tela (se pegan a la boca) y las higiénicas (con forma cónica, dejan un hueco entre el tejido y los labios).

Las primeras, reconoce el estudio, dificultan la entrada de aire, pero eso no quiere decir que se disponga de menos oxígeno. Como explicó el médico deportivo Javi Barrio a Oxígeno, «la concentración de oxígeno es la misma, porque eso varía simplemente con la altura». Por tanto simplemente implicaría un esfuerzo mayor para respirar del usuario.

Las mascarillas higiénicas, por su parte, almacenan parte del aire expirado, que contiene CO2. Al inspirar de nuevo, vuelve parte a nuestro organismo. «En un Test de Ruffier (que mide la resistencia aeróbica al esfuerzo de corta duración y la capacidad de recuperación cardiaca haciendo 30 sentadillas en 45») con una mascarilla de copa en 45 segundos puede aumentar en un 2% el CO2 que inspiramos, pero el oxígeno no disminuye», dice Javi Barrio. Pruebas similares con otros ejercicios, como correr, dan resultados similares.

«Diversos estudios médicos han concluido que utilizar mascarilla al realizar actividad física intensa no produce en ningún momento falta de oxígeno, no obstruye la respiración y no es peligroso para la salud», confirman desde Clínica Rozalen. Sí se ha probado, afirman desde el centro, que puede generar en ocasiones la sensación de ahogo. «En estos casos la elección adecuada de la mascarilla para realizar deporte es muy importante».

La recomendación, tanto de Javi Barrio como de la clínica y otros expertos, es realizar deporte sin mascarilla cuando se pueda mantener la distancia de seguridad. «La distancia de seguridad debe incrementarse a un mínimo de cinco metros al correr y 20 metros o más al ir en bicicleta. Si no es posible asegurar estás distancias se debe recurrir a la mascarilla», recomiendan desde los centros. ¿Y cuáles usar en caso de ser necesarias? Responden también desde la clínica. «Aquellas que sean flexibles y con un buen ajuste al rostro, de tela lavables y reutilizables con filtro de protección. Estas características permiten evitar la sensación de ahogo que se mencionó antes. Se desaconseja el uso de mascarillas quirúrgicas ya que su material con el sudor puede pegarse al rostro y causar incomodidad, así como las mascarillas con válvula, ya que estas protegen solo a quien la usa y puede favorecer la propagación del virus».

¿Mejora el rendimiento físico la mascarilla?

Otro de los mitos que ha corrido como la pólvora por Internet es que el uso de la mascarilla mejora el rendimiento físico. «Esto no está probado por ningún estudio científico», sentencian desde Rozalén.

Marcos Pérez, entrenador personal y monitor en Boutique Gym, tampoco tiene claro que las mascarillas obligatorias para protegernos del Covid19 sirvan para esto. Él es uno de los pioneros en España en el uso de máscaras diseñadas específicamente para mejorar el rendimiento. «Si tienes que llevar una mascarilla por obligación al menos que sea una que ya de paso aumente tu rendimiento simulando la entrada de oxígeno que hay a diferentes alturas», opina.

Se refiere a Training Mask, un tapabocas que regula la entrada de aire para, según sus creadores, simular la entrada de oxígeno a ciertas alturas. Pérez se hizo con una hace cuatro años. «Empecé porque veía algunos deportista de élite que la usaban para coger fondo haciendo cardio». Y explica su funcionamiento: «Esta máscara sobre todo te ayuda a trabajar los músculos intercostales. En mi caso mejoré mis levantamientos, el fondo y mis sprints en poco tiempo. Su efecto es a largo plazo y requiere como todo una disciplina y dedicación. Yo la he usado todos los días que entrenaba durante mucho tiempo. Comencé a ver los resultados a los dos meses».

¿Qué dicen los estudios respecto a esta máscara?

Los directores del Club Deportivo Duato en Valencia, Ángel y Víctor Martínez-Duato, afirman en su canal de YouTube que no existe suficiente evidencia científica sobre su efectividad. «El primer dato que debemos daros es que no simulan el entrenamiento en altitud, en la montaña o con una cámara hiperbárica», desvela Ángel. Lo que hace es restringir la entrada de aire, no la presión atmosférica o la entrada de oxígeno.

Eso sí, otros estudios apuntan a beneficios diferentes. Los desgrana Víctor: «Mejora nuestra musculatura respiratoria, aumentando el volumen pulmonar y el rendimiento deportivo». Esto último se incrementa también gracias a la mayor inhalación de CO2, que produce la ya mencionada hipoxia. La declaración de Víctor se basa en un trabajo realizado con estas máscaras en atletas en sillas de ruedas. Dos estudios en relación a la hipoxia respaldan las palabras del dúo.

Lo que más destacan del efecto de este dispositivo es el efecto psicológico que producen. «La percepción del esfuerzo aumenta. No puedes pensar en otra cosa que en tu respiración, te concentras más».

A falta de más estudios que garanticen su eficacia, los dos aconsejan usarla una vez por semana o planificar la pretemporada. «Nuestra recomendación es que vayáis probando empezando con un nivel inferior y vayáis subiendo la presión».

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_