Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Un banco gigante para atraer el turismo de selfis

La localidad cántabra de Torrelavega ha encargado la construcción de un enorme asiento como nuevo reclamo turístico

Turismo
Esquema del futuro banco gigante. El nombre de la localidad irá troquelado sobre el respaldo con una tipografía especial.

La nueva normalidad tiene forma de banco gigante en Torrelavega (Cantabria). Su ayuntamiento ha encargado a un escultor que cree uno de estos asientos públicos en tamaño gigante para colocarlo en un bulevar y que sirva de atractivo a los turistas que quieran parecer diminutos cuando se sienten en él. La idea, que recoge El Diario Montañés, es sumarse a la moda de habilitar un lugar significado de la ciudad para que los amantes de los selfis y las redes sociales disfruten haciéndose fotos en el banco, una alternativa más barata y también más original a los souvenires y al "Recuerdo de Torrelavega".

Aunque la idea no es original —otras localidades ya han colocado sillas o bancos de gran tamaño— la versión de Torrelavega tiene un rasgo propio. "Desechamos la idea, frecuente en otras ciudades, de hacer unas letras grandes con el nombre del municipio", apunta Jesús Sánchez Pérez, concejal de Dinaminazación Poblacional, Estrategia y Nuevas Tecnología de la localidad de 51.000 habitantes. "El diseño de nuestros bancos es obra de un escultor local, Lucio Marcos, y le hemos pedido a su hijo que replique ese mismo diseño pero triplicando su tamaño y troquelándole en el respaldo el nombre de la ciudad". 

El banco gigante se instalará en un bulevar frente al Ayuntamiento, un lugar significado de Torrelavega que acoge actividades como el inicio de carreras y conciertos de música. "Hemos pensado que el banco pueda desplazarse si esos eventos lo requieren a otros lugares de la ciudad", apunta el concejal. También se moverá a otro lugar si se decide atraer hacia él a los turistas que quieran hacerse una foto en la singular estructura, fabricada en acero y madera al igual que los bancos originales.

La fabricación del banco tiene un coste de 16.000 euros y al concejal no le preocupa demasiado que suscite críticas entre los residentes, si al cabo de un tiempo se demuestra que ha cumplido su cometido como imán de visitantes a una localidad que este año cumple su 125 aniversario con el título de ciudad. Para las fiestas locales, en agosto, espera el Ayuntamiento que se haya terminado e instalado el asiento gigante. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >