Dimite el presidente de Vox en Melilla por sus críticas contra la cúpula nacional

Jesús Delgado Aboy ya había protagonizado otros roces con Madrid. La dirección nacional nombrará una nueva gestora

Jesús Delgado Aboy (en el centro), líder de Vox en Melila hasta hoy, con Javier Ortega Smith (a la izquierda), en abril de 2019.
Jesús Delgado Aboy (en el centro), líder de Vox en Melila hasta hoy, con Javier Ortega Smith (a la izquierda), en abril de 2019.Antonio Ruiz

El líder de Vox en Melilla, Jesús Delgado Aboy, ha dimitido este miércoles como presidente de la formación en la ciudad autónoma tras la filtración de unos audios en los que cargaba contra la cúpula del partido y algunos de sus dirigentes. Junto a Delgado Aboy cae toda la gestora. Este mismo martes, la dirección nacional anunciaba que nombraría en Melilla un coordinador provincial provisional que podría desplazarse desde Madrid hasta que se designase un nueva gestora, presumiblemente la próxima semana, según han informado a EL PAÍS fuentes del partido.

Más información
Decenas de personas quedan atrapadas en la frontera tras intentar acceder a Melilla
El hiyab abre una crisis en el Gobierno de Melilla

Pese a que la dimisión de Delgado Aboy puede ser vista como una marcha forzosa, el cabeza de lista y aún diputado en la Asamblea local ha defendido su decisión de abandonar la presidencia para emprender acciones legales contra otros miembros de la gestora local sospechosos de haber filtrado los audios sin que ello afecte a la formación. De momento, mantiene su acta como concejal por Vox y seguirá afiliado.

Este mismo mes saltaron a los medios de comunicación unos audios grabados, supuestamente, en el domicilio de Delgado Aboy en los que lanza duras críticas contra la cúpula de Vox en Madrid. En las grabaciones, en las que se especula sobre la posible destitución de la gestora que presidía a cuenta de sus discrepancias por la contabilidad, Delgado Aboy acusa a la dirección nacional de haber creado el partido "para el lucro de cuatro o cinco personas".

Un líder polémico

Delgado Aboy no ha sido una figura cómoda como líder de Vox en Melilla. Varias declaraciones le han enfrentado a sus superiores en Madrid, a cuenta de propuestas políticas del partido a nivel nacional que tienen poco encaje práctico en un territorio como Melilla. En 2018, unas declaraciones de Delgado Aboy en las que afirmaba que la propuesta de construir un muro de hormigón en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos era solo una metáfora, fueron desmentidas en plena campaña electoral, el pasado abril, por el secretario general del partido, Javier Ortega-Smith, en una rueda de prensa durante una visita a la sede regional. "Será un muro de hormigón, lo bastante alto como para que no pueda ser asaltado y fuerte para no ser agujereado", prometió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También fue polémica la reacción de la sección local el último Ramadán, cuando, tras ser la primera formación en Melilla que felicitó, a través de Twitter, la pascua a los musulmanes de la ciudad —en torno al 50% de la población—, retiró el tweet. El gesto se consideró como un paso atrás en el reconocimiento de una comunidad, la islámica, ante la que la formación de ultraderecha no hace concesiones, pero que supone una mayoría en Melilla.

Además de los roces con la dirección nacional, Delgado Aboy, médico otorrinolaringólogo de profesión, ha hecho frente este año a otras polémicas que le han ido debilitando como líder regional del partido radical. Durante su etapa como decano del Colegio de Médicos, dejó, presuntamente, una deuda de más de 87.000 euros con el Patronato de Huérfanos, según un informe encargado por el órgano en 2019. También se le acusa de haber gastado más de 24.000 euros de la entidad usando la tarjeta para compras personales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS