Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un lazo amarillo de quita y pon

El matemático Ros-Oton, premio Princesa de Girona, llevaba el símbolo que reivindica la liberación de los líderes independentistas presos al recoger el galardón, pero no en la cena

Xavier Ros Oton
El matemático barcelonés Xavier Ros-Oton, uno de los premiados por la Fundación Princesa de Girona, este lunes en el acto en el Palacio de Congresos de Cataluña. Europa Press

El matemático Xavier Ros-Oton lucía este lunes en la solapa el lazo amarillo que reivindica la libertad de los líderes independentistas en prisión cuando subió al escenario del Palacio de Congresos de Cataluña a recoger el premio Princesa de Girona de Investigación Científica de manos de Leonor de Borbón y el resto de la familia real. En cambio, ya no llevaba el lazo cuando asistió a la cena que los Reyes ofrecieron a sus invitados en una carpa de los jardines del hotel Juan Carlos I de Barcelona, como muestran las fotos difundidas por la Casa Real, porque según ha reconocido el propio matemático hoy martes, se lo quitó para este segundo encuentro.

Antes de las aclaraciones del premiado, el consejero catalán de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, ha insinuado que esas fotos estaban manipuladas y ha difundido un tuit acompañando las imágenes de la siguiente frase: “Photoshop Real. Para que luego digan que en España no hay censura ni presos políticos”. La Casa Real ha negado manipulación alguna en las fotos y varios asistentes a la cena corroboran que no lucía el lazo. EL PAÍS ha comprobado que esta mañana, cuando Xavier Ros-Oton ha llegado al Palacio de Congresos a un nuevo encuentro, no lo llevaba puesto. Tras leer las declaraciones de Ros-Oton contando que solo lució el lazo cuando subió a recoger el premio, el consejero ha rectificado, y le ha agradecido su "valentía por denunciar que España tiene presos políticos".

En noviembre de 2017, tras el discurso del 3 de octubre del Rey, cuando acusó de deslealtad a la Generalitat, dos galardonados con el premio Princesa de Girona, el ingeniero Bernat Ollé y el investigador Romain Quidant, renunciaron al premio y devolvieron su dotación económica, 20.000 euros. Ros-Oton no ha hecho ni una cosa ni la otra.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información