Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado se ofrece a “los votantes de izquierda” y plantea pactos incluso con el PSOE

El candidato del PP presume de "moderación" ante Feijóo: “Vengo a comprometerme con vosotros, con la lección aprendida”

Feijóo abraza a Casado en el mitin celebrado este domingo en Oleiros (A Coruña).

Galicia se ha convertido para Pablo Casado en una escuela de “moderación” para culminar con éxito su segundo intento de llegar a La Moncloa. Este domingo, el candidato del PP a la presidencia del Gobierno ha tenido que escuchar varios consejos antes de intervenir en el mitin celebrado en Oleiros (A Coruña). “El mejor ejemplo lo tienes aquí”, le ha instruido el presidente provincial del partido en A Coruña, Diego Calvo. “Los mejores logros se consiguen desde la prudencia, el trabajo y la moderación”. “Nuestro PP”, ha añadido seguidamente el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, es ese partido de “centroderecha reformista y liberal” que fundó Manuel Fraga, se “consolidó” con José María Aznar y “consiguió 11 millones de votos” con Mariano Rajoy. Casado se ha declarado buen alumno: “Vengo a comprometerme con vosotros, con la lección aprendida”.

Por si quedaba alguna duda de que su estrategia para devolver al PP el Gobierno de España ya no pasa por airear las esencias de la derecha, el presidente nacional del partido ha hecho desde Oleiros un llamamiento de precampaña a los “votantes de izquierda que quieran salir del bloqueo”. “Que sepan que votando al PP, si el PP saca un escaño más que el PSOE, llegaremos a fórmulas de gobernabilidad con todos los partidos constitucionalistas”, ha prometido el líder de los populares en el municipio con más renta per cápita de Galicia, a solo tres kilómetros de la gigantesca estatua del Ché Guevara levantada por el exmilitante del Partido Comunista que lo gobierna desde 1985, Ángel García Seoane.

Después de hacer pisar en abril al PP su suelo parlamentario, Casado ha presumido de "moderación" y de capacidad para negociar y alcanzar acuerdos. Ha vuelto a emplazar a sus militantes a “ser menos partido pero más popular”, a buscar el voto en todos los rincones, sin tabiques ideológicos: “Nos da exactamente igual a qué partido hayas votado, nos da exactamente igual en qué lengua hables, a qué persona ames, a qué dios reces, qué acento tengas, dónde naciste, cuál es tu apellido, dónde estás empadronado, dónde pagas impuestos”.

Tras la negativa de Ciudadanos y Vox a conformar con el PP la plataforma electoral España Suma y a pocas horas de que se cierre el plazo para presentar las listas, el candidato popular ha pedido a “todos los partidos que están en el centro y la derecha” que no se presenten en aquellas circunscripciones donde es “imposible” que saquen representación. “Apelamos a los que no quisieron unirse” para que “dejen" a sus votantes "aglutinarse” alrededor del PP y no beneficien a PSOE, Podemos o Bildu, ha exhortado. “El interés de España”, sostiene Casado, es que sea el PP el partido más votado para que también “lidere esa posible convergencia entre fuerzas políticas” que se plantee tras el 10-N: “Tenemos que sacar un escaño más y ya diremos quién se abstiene, quién pacta o quién apoya a un Gobierno del PP”.

"Me importa Galicia, quiero a Galicia"

Feijóo le ha pedido a Casado que se comprometa con Galicia. "No hemos venido aquí a apoyar a Pablo Casado sino a que Pablo Casado apoye a Galicia", ha advertido el barón gallego del PP, quien ha cargado contra el Gobierno socialista de Sánchez por "bajar un 30% las inversiones" en su comunidad, "no dar una fecha siquiera aproximada" de la llegada del AVE e impulsar un "desmantelamiento industrial y energético de norte a sur".

El presidente del PP gallego y de la Xunta ha culpado al Ejecutivo central del cierre anunciado de las centrales térmicas de As Pontes y Meirama que funcionan con carbón —su ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, es una "integrista del medio ambiente", según Diego Calvo—, de la crisis de Alcoa y de poner en peligro la planta de gas de Reganosa en favor del "monopolio gasístico". Feijóo se ha preguntado "por qué Galicia ha de pagar el pato" clausurando plantas que funcionan con carbón si "desde 1990 ha bajado un 5% sus emisiones" de CO2 y España las ha subido un 13% en ese periodo.

El PSOE "nunca ha creído en Galicia", ha aducido Feijóo, porque su "interés" ha estado centrado históricamente "en el sur y en el Levante". "A mí me importa Galicia, quiero a Galicia y seguiré sirviendo a Galicia", le ha respondido Casado. El AVE, si él entra tras el 10-N en La Moncloa, llegará "en los plazos marcados".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información