Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos acusa a Sánchez de querer ir a elecciones

Echenique asegura que el presidente en funciones busca “excusas” para no negociar. El PP culpa al líder socialista del bloqueo

El diputado de Unidas Podemos Pablo Echenique.
El diputado de Unidas Podemos Pablo Echenique. GTRES

Las palabras de Pedro Sánchez tras reunirse con el Rey en Palma consiguieron sintonizar el discurso de Podemos y el PP. Pablo Echenique, secretario de Acción de Gobierno, le pidió al presidente en funciones que deje de poner “excusas para un pacto con Rivera o para llevarnos a elecciones” y busque el apoyo de su partido. Teodoro García Egea, secretario de Organización de los populares, reclamó un Gobierno estable. “Es lo que España se merece, no que Sánchez ponga excusas”, dijo en Cádiz.

Echenique se ha convertido en el portavoz estival de Podemos, con Pablo Iglesias e Irene Montero apartados de la vida pública por el nacimiento de su hija. A las pocas horas de que Sánchez reafirmara su desconfianza en Iglesias y en su formación, el dirigente respondió en Twitter. “Desconfianza en quien le hizo presidente y con quien pactó los presupuestos más sociales de la democracia. La enésima excusa para seguir buscando el acuerdo con Rivera o llevarnos a elecciones. Sánchez debería hacer los deberes, trabajarse los apoyos y dejar de buscar excusas”, dijo Echenique, quien lideró la negociación fallida con el PSOE para tratar de formar Gobierno.

La confianza entre ambos dirigentes está duramente comprometida desde el pasado 25 de julio cuando rompieron su negociación en directo. Semanas antes, el líder de Podemos había tratado de dejar al margen de los diálogos el tema de la confianza. “Aunque exista esa confianza que se ha construido a lo largo de los últimos meses, no es la clave de nuestra relación”, reiteraba en una cada una de las entrevistas que concedía. “Pero no vamos a negociar un Gobierno porque confiamos el uno en el otro, sino porque existe una correlación de fuerzas que empuja claramente en esa dirección”, resumía para hacer valer sus 42 diputados, esenciales si Sánchez quiere sacar adelante una nueva investidura.

El círculo más cercano a Iglesias mantiene su objetivo de llegar a un acuerdo con Sánchez y pactar en septiembre un Ejecutivo de coalición con miembros de Unidas Podemos. Fuentes cercanas a la dirección aseguran que trabajan con esta meta. No es tiempo de descanso aunque el secretario general esté más centrado en el cuidado de su hija. A la vez, observan cómo el plazo se agota y Sánchez no incluye la cita con Iglesias en su apretada agenda de reuniones con colectivos sociales y partidos minoritarios.

La ronda de contactos que el presidente en funciones inició hace más de una semana causa cierto desconcierto en la formación. No tienen inconveniente en que se construya una propuesta social que culmine en un programa de Gobierno, aunque consideran que llega tarde. Unidas Podemos dedicó parte del mes de junio a realizar los mismos encuentros con colectivos de los mismos sectores. El problema que señalan es que esta estrategia vuelve a tener visos de ser “una manera de presión o de amenaza” sobre su partido, dicen las mismas fuentes. “No funcionó una vez. No funcionará otra”, explican.

Reuniones improductivas

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, opinó que los encuentros de Pedro Sánchez con diversos colectivos sociales no iban a contribuir a desbloquear la situación. “Entre reunión y reunión, más bien improductiva, debería de empezar a buscar soluciones, en lugar de buscar excusas y problemas a la formación de gobierno”, insistió en el Puerto de Santa María (Cádiz), donde pronunció una conferencia.

El número dos de los populares recordó que 101 días después de las elecciones generales, Sánchez solo había conseguido sumar un voto, el del Partido Regionalista de Cantabria, que preside Miguel Ángel Revilla. “Es evidente que Sánchez es un problema para la estabilidad de España y que el PSOE es un problema para poner en marcha un Gobierno que permita llevar a cabo las reformas que España merece”, añadió.

El dirigente popular también aprovechó su visita a Cádiz para reivindicar el pacto andaluz con Ciudadanos y Vox y presentar su capacidad negociadora en contraste con el bloqueo en la izquierda. “Después de la conformación de todos los gobiernos autonómicos y de todos los gobiernos locales cuyas elecciones fueron posteriores a las generales, Sánchez es el único que queda por dar una solución a la situación de bloqueo que tenemos encima de la mesa”, dijo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información