Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francesc de Carreras, fundador de Ciudadanos, se da de baja del partido

El catedrático emérito de Derecho Constitucional discrepa del veto a Pedro Sánchez

Francesc de Carreras, cofundador de Ciudadanos, con Inés Arrimadas en un acto del partido en L'Hospitalet de Llobregat en 2016.

Las bajas en Ciudadanos afectan ya al núcleo fundador. Francesc de Carreras, uno de los 15 padres intelectuales del partido, se ha dado de baja como militante por su discrepancia con el veto de la formación a pactar con el PSOE. Fuentes de Cs confirmaron que De Carreras dejó de ser afiliado “hace semanas” aunque lo anunció “después de que la ejecutiva del partido decidiera por unanimidad no pactar con Sánchez”. Su marcha se suma a un reguero de dimisiones.

El veto de Albert Rivera a Pedro Sánchez ha fracturado a Ciudadanos hasta la médula. La negativa del líder a reeditar ahora el acuerdo que firmó con el PSOE en 2016 —avalada por una amplia mayoría por su ejecutiva, aunque se ha roto por primera vez la unanimidad— ha terminado por quebrar al mismo núcleo fundacional del partido. El abandono de Francesc de Carreras, uno de los 15 intelectuales que firmó el manifiesto que dio origen a Ciudadanos en 2006, es especialmente amargo para Rivera, a quien unió una cercana relación personal, aunque se había enfriado hace tiempo.

El catedrático emérito de Derecho Constitucional y articulista de EL PAÍS no es uno más de los 15 padres fundadores. Rivera llegó de su mano a Ciudadanos: a través del jurista, que fue su profesor en la carrera de Derecho, conoció y se interesó por la iniciativa que un grupo de intelectuales lanzó hace trece años en Cataluña para combatir el nacionalismo. De Carreras apadrinó a Rivera, le ayudó en los comienzos y en las primeras crisis en la andadura del partido en Cataluña.

El cofundador del partido empezó a manifestar sus discrepancias con Rivera hace meses, cuando el líder de Ciudadanos lanzó la estrategia del giro a la derecha, de la que se deriva el cierre a los acuerdos con el PSOE y el acercamiento a Vox. La ruptura del mentor con su discípulo se evidenció el 14 de junio, en la dura tribuna que escribió en EL PAÍS contraria a la decisión de Rivera de no pactar con el PSOE. “Estás a tiempo de rectificar. Si en 2016 acordaste con el PSOE un buen programa de gobierno, no hay motivo para que ahora no se repita tal operación”, afirmaba De Carreras en su análisis, en el que se dirigía a Rivera en términos personales: “No entiendo que ahora nos falles, Albert, que nos falle Cs, que el joven maduro y responsable se haya convertido en un adolescente caprichoso”.

De Carreras considera que esa estrategia, sobre todo en lo que tiene que ver con negarse a un acuerdo con Sánchez, “antepone supuestos intereses de partido a los intereses generales de España”. “Es ir contra toda tu trayectoria política, contra la trayectoria de Cs. Se te acusará, con razón, que por tu culpa arrojas al PSOE a pactar con Podemos y con los nacionalistas, precisamente aquello que Cs debía impedir”, opinó en la tribuna, titulada Querido Albert.

Su baja como militante, adelantada ayer por Vozpópuli, se produjo hace varias semanas, según fuentes de Ciudadanos, aunque ya había anunciado al partido que se iría. Lo hizo el pasado abril, tras constatar el veto al PSOE con la votación de la ejecutiva del partido que decidió de forma unánime que Ciudadanos se cerraba a todo acuerdo con los socialistas. De Carreras discrepó también de los pactos con Vox, desde que el partido se apoyó en la extrema derecha en Andalucía, y se opuso a la manifestación de Colón el pasado febrero que compartieron PP, Ciudadanos y Vox para pedir elecciones anticipadas.

El abandono del cofundador se une al reguero de dimisiones que ha provocado la estrategia de Rivera: en las últimas tres semanas han dimitido tres miembros de la dirección, en la que ya es la mayor crisis del partido desde su expansión nacional. Se han marchado Toni Roldán, portavoz económico y miembro de la ejecutiva permanente, el núcleo de decisión; el eurodiputado Javier Nart y el cofundador y exlíder en Baleares Xavier Pericay. También anunció su abandono el líder en Asturias, Juan Vázquez.

El filólogo Xavier Pericay, otro de los fundadores, es el único que no abandona por el veto al PSOE: su marcha está motivada por sus diferencias sobre cómo gestiona Rivera la organización. En una entrevista en este periódico, Pericay lamentó que la dirección se dedique a perseguir la discrepancia interna y el líder se haya encastillado.

De Carreras no tenía ningún cargo orgánico en Ciudadanos, pero opta por una ruptura total al darse de baja como militante del partido que cofundó con otros intelectuales en 2006. Algo que —de momento— no ha hecho el resto de dimisionarios.

El malestar es profundo en el partido y amenaza todavía con más bajas: el responsable de fiscalidad, el diputado por Madrid Francisco de la Torre, también se plantea abandonar la formación, según fuentes de su entorno. Rivera ha respondido a la crisis con una reforma estatutaria para ampliar su dirección, lo que permitirá diluir a los críticos que no se han marchado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >