Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calor se intensifica y hay avisos en 10 provincias en vísperas de la ola de calor

Las temperaturas suben entre dos y cinco grados, sobre todo en la parte oriental de Castilla y León, Extremadura, sur de Madrid y puntos altos del Tajo, el Guadalquivir y el Guadiana

Varios niños juegan con agua en el nuevo espacio del parque Joan Miró, en Barcelona, este martes. En vídeo, llega la primera ola de calor.

Las temperaturas, que empezaron a subir el sábado a causa de la llegada a la Península de una masa de aire muy cálida de origen norteafricano, comienzan a ponerse serias este martes. A partir de ahora, "el calor se intensifica y se generaliza" y cada día "se irá sumando calor al del día anterior porque se mantiene el flujo de vientos del sur", detalla uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. 

Este martes, han empezado a saltar ya los avisos por calor, de momento amarillos —el nivel más bajo de los tres existentes—. Un total de 10 provincias, todo Aragón, Albacete, Cuenca, Lleida, Madrid, Navarra, Baleares y La Rioja se encuentran bajo aviso amarillo por temperaturas que pueden superar los 36 grados. El amarillo implica que no hay riesgo para la población en general, aunque sí para grupos vulnerables, como ancianos, enfermos y niños, y para alguna actividad concreta, como trabajar o hacer deporte a pleno sol en las horas centrales del día.

En toda España arreciará el calor salvo en "una zona frontera o de transición" al noroeste del país Galicia, Asturias y Cantabria, que se encuentra bajo la influencia de una borrasca y que se libra de las altas temperaturas, explica Fernando García, otro de los portavoces de la Aemet.

"Las temperaturas subirán este martes entre dos y cinco grados, donde más, casi cinco, en la parte oriental de Castilla y León, Extremadura, zonas al sur de Madrid, puntos altos de las cuencas del Tajo, el Guadalquivir y el Guadiana", detalla García. Entre cuatro y cinco grados más sumarán la serranía de Cuenca y el sistema Ibérico, mientras que en el litoral de Levante las temperaturas se mantienen sin cambios. Los cielos estarán despejados o poco nubosos y solo habrá alguna tormenta de Galicia, norte de Castilla y León, Asturias, Cantabria y País Vasco.

A partir del miércoles, primer día de la ola de calor, se irán "sumando más zonas" a los avisos "debido a la continúa entrada de aire cálido sumada a la insolación de junio", continúa García. El número de avisos se doblará, con 23 provincias en alerta, y llegarán los primeros naranjas —riesgo importante por fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales.

En naranja estarán el miércoles Zaragoza, Navarra, La Rioja, Bizkaia y Gipuzkoa, mientras que en amarillo se encontrarán Granada, Jaén, Huesca, Teruel, Cantabria, Albacete, toda Castilla-La Mancha, Burgos, Soria, toda Cataluña salvo Tarragona, Madrid, Baleares y Álava.

El miércoles se va a producir "otra subida general" en los termómetros, pronostica García. En la mitad norte será de otros dos grados, mientras que el ascenso más acusado, de entre tres y cinco o seis grados, se producirá en las zonas que se libran este martes: norte de Castilla y León, Asturias, Cantabria, País Vasco y alto Ebro. En el resto, pequeños ascensos de uno a dos grados.

Los avisos se realizan a tres días vista, por lo que alcanzan hasta el jueves, día en el que hasta 14 provincias ascenderán a naranja: Aragón, Toledo, Burgos, toda Cataluña salvo Tarragona, Madrid, Navarra, La Rioja y País Vasco. En amarillo, Córdoba, Granada, Jaén, Cantabria, el resto de Castilla-La Mancha, Ávila, Palencia, Segovia, Soria, Valladolid, Tarragona, Extremadura y Baleares.

"El ascenso de las temperaturas va a ser constante, de manera que el jueves siguen subiendo, donde más, entre tres y cuatro grados, en el norte de Castilla y León, así como en el Ebro medio y en la desembocadura", avanza García.

"El viernes, sábado y domingo serán los peores días de la ola, en los que se puede llegar incluso a los 44 grados, 42 parece bastante seguro", advierte García, que añade que "al menos hasta el lunes o el martes se mantendrán las altas temperaturas". En su opinión, el viernes puede llegarse ya al nivel rojo de aviso, que implica riesgo extremo, con fenómenos infrecuentes de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto. Se subirá de 42 grados en el valle del Ebro y en las cuencas altas del Tajo, el Guadiana y el Guadalquivir, Toledo y el sur de Madrid.

"Día tras día las predicciones son insistentes, lo que apunta a que la ola se va a producir con casi total probabilidad y con la intensidad anunciada", indica García, para quien la duda está en la duración. "El precedente más cercano fue el de junio de 2017, una ola que empezó antes, el 13 de junio, y duró nueve días", recuerda.

Buena parte de la Península y Baleares superarán los 35 grados a partir del viernes, lo que supone entre 5 y 10 grados por encima de lo normal. En el tercio norte Castilla y León, Navarra, sur del País Vasco, La Rioja, norte de Aragón y parte de Cataluña tendrán entre 5 y 10 grados más que lo habitual y en el valle del Ebro navarro, riojano y vasco, 15 grados de más.

Las temperaturas nocturnas serán también significativamente altas, con noches tropicales, es decir, con mínimas por encima de los 20º C, en amplias zonas. "Incluso podrían no bajar de los 25º C en el interior de la mitad sur y centro peninsular, valle del Ebro y área mediterránea", añade el aviso especial por ola de calor de la Aemet.

Sevilla se libra de la ola de calor

La capital andaluza es una de las ciudades donde más calor hace de España pero, en este caso, parece que se librará de la ola de calor. "En Sevilla se esperan entre 40 y 41 grados durante este episodio, unas temperaturas que, siendo altas para junio, no lo son tanto para los parámetros de Sevilla", explica Rubén del Campo, de la Aemet, que subraya que, al ser "una ciudad muy calurosa, no se alcanzará el umbral de la ola". La máxima absoluta de junio en Sevilla es de 45,2 grados.

En esta ola, el calor va a ser más intenso en el interior del valle del Guadalquivir, como Córdoba y Andújar (Jaén), así como en el alto Ebro y las cabeceras del Tajo, Guadiana y Gualdalquivir. Es posible zonas muy calurosas Andalucía, Extremadura o el sur portugués también se salven de la ola a pesar de que sus temperaturas serán muy altas. 

También quedan al margen "Galicia, Ceuta y Melilla, zonas costeras del Levante, Canarias, la costa de Asturias y posiblemente el norte del País Vasco, Cantabria y el oeste de Castilla y León", añade Fernando García.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información