Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musulmanes de Granada formarán a imanes “fiables”

Una asociación ha adquirido una finca de 15.000 metros cuadrados para transformarla en un centro de estudios islámico

La Comunidad Islámica de España, asociación con sede en Granada, quiere construir un centro de estudios para formar a imanes “fiables” que prediquen en español y evitar la búsqueda de extranjeros para esos puestos. Su presidente, Umar del Pozo, alega que los imanes foráneos generan un “problema” porque no se sabe “de dónde vienen, qué han estudiado o qué influencia tienen”. La mayoría de ellos usa el árabe en las mezquitas pese a que acuden musulmanes españoles que ignoran esa lengua o hijos de inmigrantes con dificultades para entenderla.

Un grupo de musulmanes en el centro adquirido en Granada.rn
Un grupo de musulmanes en el centro adquirido en Granada.

Con el objetivo de poner en marcha este proyecto, el primer paso de la asociación, integrada en la Comisión Islámica de España, ha sido adquirir una finca de 15.000 metros cuadrados, un gran cortijo, que se convertirá en centro de estudios islámicos o madrasa. Sin dinero para remodelar esta propiedad ubicada en las cercanías de Caparacena, a 25 minutos de la capital, Umar del Pozo explica que la Comunidad Islámica ha reclutado voluntarios para realizar las obras durante los fines de semana.

Pero van lentos. “No tenemos ninguna financiación externa y todo lo hacemos nosotros. Ahora mismo hemos limpiado toda la basura que había en el interior del cortijo y hemos quitado toda la techumbre caída, pero hay mucho trabajo por delante. A este ritmo faltan años para que el centro de estudios islámicos pueda estar operativo”, admite Del Pozo.

Uno de los momentos más relevantes del culto musulmán es el sermón de los viernes o jutba. Se lee el Corán y a continuación el imán realiza una alocución. Si no sabe español, ambas intervenciones son en árabe. Lo deseable, explica Del Pozo, es que “el imán ofrezca el jutba en árabe y en español” para que sea comprensible a todos: “No tiene sentido que los fieles no se enteren de nada”.

Los países árabes financian la construcción de mezquitas más allá de sus fronteras y quien más dinero invierte suele influir en la tendencia del sermón. No es el caso, dice del Pozo, de la Mezquita Mayor de Granada, casa madre de la futura madrasa. “Ni lo será, en ningún caso, del nuevo centro de estudios. Obviamente es una inversión muy grande de dinero y tenemos que buscar alguien que nos lo financie, por lo menos una parte, pero tenemos una cosa muy clara: ningún país que aporte dinero, sea poco o mucho, tendrá luego influencia en cuanto al modo de operar. Lo tenemos muy claro porque conocemos bien diferentes países, como Arabia Saudí, y hay muchas cosas sobre las que tenemos un rechazo completo y no lo vamos a permitir aquí”, esgrime. “Trabajamos para que el Gobierno español se implique, vea la necesidad de formar imanes fiables que hablen la lengua y que nos ayude. De modo que sea algo hecho con el consentimiento del Ejecutivo, incluso de algún Ayuntamiento cercano, y en beneficio de la población”, apostilla Del Pozo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >