Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘procés’ de San Martín del Tesorillo

Siete municipios andaluces eligen por primera vez a su alcalde tras conseguir la segregación en los últimos meses

Jesús Fernández, presidente de la gestora de San Martín del Tesorillo y candidato a la Alcaldía por IU. En el vídeo, vecinos de San Martín del Tesorillo, en la plaza de la localidad.

Por San Martín del Tesorillo circulan memes que ironizan con que Quim Torra debería visitarles para ver cómo se consigue la independencia. Y si el president aceptase la improbable invitación, descubriría un pequeño pueblo gaditano rodeado de hectáreas de naranjos y aguacates en el que algunos dicen comprender las motivaciones del secesionismo catalán. El 2 de octubre consiguieron la anhelada segregación de Jimena de la Frontera, y el próximo 26 de mayo eligen ilusionados a su primer alcalde, ese que “ya será libre, no un mandado”, como asegura Jesús Martín detrás de la barra de su bar El Amanecer.

En el pueblo de casi 2.700 habitantes, la broma y la comparación con el procés es constante e inevitable, pero Domingo Pineda, un vecino de 79 años de rostro afable, se pone serio para advertir al forastero. “Somos separatistas, sí, pero dentro de la ley”, aclara mientras agarra con fuerza su bastón. Domingo está sentado en un banco de la plaza de la Constitución, donde en octubre los vecinos festejaron la segregación y ahora las fachadas están forradas por una amalgama de carteles donde los alcaldables de IU, PSOE y PP posan sonrientes para captar el voto.

“El espíritu de la independencia siempre ha estado muy arraigado aquí”, dice la candidata popular, María José Pro. El Tesorillo es uno los siete municipios españoles —todos en Andalucía— que han conseguido la segregación en el último año, gracias a un acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta del pasado 2 de octubre. Dicen los tesorilleros que ellos “poco se parecen socialmente a los de Jimena”, como asegura Jesús Solís, candidato del PSOE. A ambos pueblos les separa casi media hora de camino por una sinuosa carretera. “Ellos viven más mirando a la sierra de Cádiz y nosotros hacia el valle”, señala el presidente de la gestora del pueblo y candidato de IU, Jesús Fernández. El pueblo está más cerca del Campo de Gibraltar y de Málaga que del que fue municipio matriz.

El Tesorillo ha tenido que esperar 20 años para completar los trámites burocráticos y alcanzar la segregación definitiva. “Se ha hecho largo, pero, si lo miras en el contexto histórico, este es un pueblo nuevo”, matiza Solís. La localidad solo suma 140 años de historia desde que los marqueses de Larios la fundaron en 1879 como colonia agrícola. No creció hasta la década de 1930, cuando el terrateniente Juan March promovió el asentamiento de campesinos, muchos procedentes de Valencia, para cultivar arroz y naranjos.

Acceder hoy a El Tesorillo supone atravesar tierras plagadas de árboles cítricos que copan los 49 kilómetros cuadrados del término municipal. El pueblo tiene cuatro empresas dedicadas a ese negocio. Solo la cooperativa Tesoricoop produce más de 12.000 toneladas de naranjas al año. Hace ya casi una década que también empezó a mudar sus tierras al aguacate, mucho más rentable. “Esta población se ha adaptado constantemente. No hay melancolía ante el cambio”, añade Solis.

Además de la agricultura, a El Tesorillo le ayuda estar a escasos nueve kilómetros de Sotogrande, la lujosa urbanización para la que trabajan muchos vecinos. El paro debe de estar lejos de la media gaditana del 30%, pero es una incógnita, todavía no se ha medido de forma segregada. Es solo un ejemplo de lo que queda por hacer. Once concejales conformarán un pleno que ni tiene un lugar específico en el que reunirse. Tampoco hay policía local. En los próximos meses, el Consistorio deberá pasar de 15 trabajadores a unos 30 y de unos 500.000 euros a 1,5 millones de presupuesto, según cálculos del presidente.

Entre los candidatos hay pocas ganas de rivalizar. “Aquí no hace falta ni campaña, nos conocemos las caras y los vecinos saben a quién votarán”, asegura Fernández. Desde que las elecciones se contabilizan por separado, en torno a un 40% de los tesorilleros han escogido la papeleta socialista en las últimas autonómicas y generales. Pese a eso, nadie rebaja la ilusión. “Todo lo que está ocurriendo aquí es histórico”, explica emocionado Fernández.

Si, como bromean los memes, Torra se acercase algún día por este pueblo de naranjas y aguacates, podrían contarle de primera mano cómo fue su pequeño —y legal— procés. Y probablemente se llevaría algunas palabras de comprensión y más de una reprimenda. “Ellos dicen ‘yo lo que quiero es salirme de España' y eso parece que es malo, pero es que yo quería salirme de Jimena, ¿en qué nos diferencia? Como sentimiento lo entiendo, otra cosa es que no comprenda los métodos”, zanja Solís con media sonrisa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información