Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacionalismo gallego se queda fuera del Congreso tras 23 años

BNG y En Marea achacan al voto útil la fuga de sus votantes

 La portavoz nacional de BNG, Ana Ponton este domingo en Santiago.
La portavoz nacional de BNG, Ana Ponton este domingo en Santiago.

Consulta todos los resultados de las elecciones generales

La remontada experimentada por el BNG este domingo (tuvo un respaldo de 93.000 votos, el doble que en 2016) no fue suficiente para volver a pisar el Congreso de los diputados. La pérdida, en 2015, de los dos escaños que había conseguido en 1996 y mantenido ininterrumpidamente (en 2000 con uno más) fue compensada en las generales de 2016 por la presencia de dos diputados de Anova, la formación liderada por Xosé Manuel Beiras que entonces se integró junto con Podemos y Esquerda Unida (EU) en el partido instrumental En Marea.

La ruptura de la coalición, enterrada el pasado diciembre, en dos bloques (de una parte En Común-Unidas Podemos y de otra una En Marea despojada de partidos centralistas, liderada por Luís Villares) y la decisión de Anova de no comparecer a estos comicios, dejó a los de Villares como único referente nacionalista en el desmantelado espectro de la izquierda rupturista. No obstante, los restos de aquella formación, naufragaron; no consiguieron representación mientras que Unidas Podemos conseguía mantener dos (Yolanda Díaz por la provincia de Pontevedra y Antón Gómez-Reino por la de A Coruña) de los tres escaños obtenidos cuando concurrió con el partido instrumental.

La proclama de la “necesidad de dar voz a Galicia” al tiempo que frenar a la derecha en el Estado que tanto el BNG como En Marea convirtieron en clave de su campaña, no fue escuchada en esta ocasión. La líder del BNG, Ana Pontón, atribuye la imposibilidad de haber alcanzado representación al “contexto muy polarizado, nada sencillo” de una campaña que apeló de forma especial al voto útil. Frente a ello, sostiene, los 93.000 apoyos al BNG fueron respaldos “para que existamos políticamente en un Estado que ya sabemos qué trato le da a nuestro país. Y también sirve para defender los derechos, las libertades públicas y frenar a esa derecha carca y antigallega que mostró su verdadero rostro en estos comicios”. No obstante, valora la remontada como la evidencia de que “hay un cambio de ciclo” para el BNG desde la pérdida de sus escaños en 2105.

Villares, “aliviado porque las derechas no hayan sumado”, atribuye al "miedo" la concentración del voto en el PSOE; una “situación de emergencia puntual”, sostiene, convencido de que mucha de la gente que votó a los socialistas “es la que nos apoya a nosotros”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información