Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los indecisos lo tenían claro

No estaban dudosos, ni inseguros ni confusos, sino firmes y decididos, aunque mudos ante los encuestadores

Una persona vota este domingo.

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales.

Más de 15 días oyendo y leyendo que el resultado electoral dependía de los indecisos y, sin embargo, tras el recuento electoral se sabe que no, que lo tenían claro, muy claro. No estaban dudosos, ni inseguros ni confusos, sino firmes y decididos, aunque mudos ante los encuestadores. Otra cosa es si votaron en contra o a favor, con ganas o sin ellas, pero el silencio de los indecisos se ha oído en las urnas: el PSOE ha ganado las elecciones y el bloque de la izquierda suma más que el de la derecha.

El PSOE dirigió su mensaje durante la campaña a esa bolsa de votantes silentes, con un perfil moderado y centrado, donde primó el discurso de sus propuestas sobre el debate territorial, un eufemismo para aludir a Cataluña, donde las fuerzas independentistas mantienen su fortaleza. El socialista Pedro Sánchez ha logrado, en su tercer intento como candidato, encabezar la lista más votada, pero para poder formar gobierno quizá tenga que contar con el apoyo de las formaciones que hicieron posible que prosperara la moción de censura que lo aupó a La Moncloa con solo 85 escaños.

Solo un acuerdo con Ciudadanos le garantizaría una cómoda mayoría absoluta, pero esa vía la dinamitó Albert Rivera, que no ha logrado sus dos objetivos principales: ni superar al Partido Popular, aunque le pisa los talones, ni echar a Pedro Sánchez. La temprana valoración anoche del secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, cuando aún no había recuento oficial de votos, culpando de la imposibilidad de formar una alternativa al PSOE al “hundimiento” del PP, aventura una relación distinta y distante con la formación de Pablo Casado.

El candidato del PP pidió los últimos días de la campaña a los partidos a su izquierda y a su derecha que “no se pisaran la manguera”. Y tanto Ciudadanos como Vox se la han pisado. La extrema derecha entró en España el pasado 2 de diciembre por Andalucía, la comunidad en la que sus ciudadanos, cada vez que les preguntan en los sondeos, se sitúan de manera mayoritaria en el espacio ideológico de centroizquierda.

También ha logrado la extrema derecha cruzar el umbral del Congreso de los Diputados con grupo propio, pero por debajo de sus expectativas. Los mítines de Vox han sido los más numerosos y sin necesidad de contratar autobuses, pero a la postre han resultado engañosos. Sus actos electorales eran como una fiesta entre iguales. Tiendes a juntarte en los cumpleaños con gente parecida a ti, y los asistentes a los mítines de Santiago Abascal compartían una peculiaridad: se sabían la letra y la música de El novio de la muerte. Ese sonido les llegó a los indecisos que lo tenían claro, muy claro.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información