Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado llama “chaquetero” a Rivera y agudiza la bronca en la derecha

Rivera vincula a la corrupción del PP la marcha de Garrido a Ciudadanos

De izquierda a derecha, Albert Rivera, Ignacio Aguado, y Ángel Garrido.

Los dardos vuelan entre Ciudadanos (Cs) y el PP tras el fuego cruzado en los debates y el salto de barco a cuatro días de las elecciones del presidente popular de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido. Pablo Casado ha pedido este jueves el voto para su partido frente a otras opciones que "no son fiables" porque, dice, son "chaqueteros". En un encuentro con militantes en una cafetería de la céntrica Glorieta de Elche, Casado ha recordado que Rivera ya "apoyó" a Pedro Sánchez y a Susana Díaz después de decir que no lo haría. "Y no solo eso", añadió. "Pidió a Pablo Iglesias y al PP que nos abstuviéramos [en el intento de investidura fallida de Sánchez]".  "Unos cambian de opinión. El PP es un partido serio", zanjó el candidato popular. 

Por la mañana, en Barcelona,la cabeza de lista del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ya había dejado algún recado contra Ciudadanos, cuando criticó "las malas artes" y el "oportunismo" de otros partidos -que no citó-, un día después del fichaje por sorpresa de Garrido. 

El líder de Ciudadanos ha respondido a las críticas del PP por su fichaje in extremis vinculando la marcha del dirigente popular a su partido a los problemas de corrupción del PP o sus pactos con los nacionalistas en el pasado. "Les recomendaría que se pregunten qué han hecho mal", ha cargado Rivera contra el PP. "Este es un país libre. Cuando un partido vende España a los nacionalistas, o tiene las manos manchadas de corrupción..." los votantes y militantes tienen derecho a cambiar, ha opinado. Rivera cree, en todo caso, que la pugna en la derecha puede ser virtuosa en la recta final de campaña, y sostiene que los últimos sondeos indican que están a cuatro escaños de dar un vuelco y sumar para gobernar.

"Los que tienen cincuenta y pico casos de corrupción, los que hacen un giro ultraconservador dejando a un lado a los liberales... A todos los que les molesta tanto que se les vayan [cargos] que se pregunten qué están haciendo mal", ha reflexionado Rivera, que se ha tenido que defender también de las acusaciones de alentar el transfuguismo. "Este es el gran partido del centro político. En la Transición nadie acusó de tránsfugas a los que se pasaban a la UCD", ha afirmado en un desayuno informativo en el Hotel Palace de Madrid, al que ha asistido como público su nuevo fichaje, Ángel Garrido.

Garrido, que ha tomado asiento junto al secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha evitado, a preguntas de los periodistas, pronunciarse sobre las críticas que ha recibido en las últimas horas de dirigentes del PP.  Aunque sí ha respondido con acritud al secretario general del PP, Teodoro García Egea, quien ha descrito a Ciudadanos como "un contenedor naranja de políticos sin principios". "Le recomiendo que aprenda un poco y gane experiencia", le ha contestado Garrido, antes de entrar de lleno en la guerra entre las dos formaciones. "El problema no soy yo, sino los miles de Ángeles Garridos que van a votar a Ciudadanos y que van a dejar de votar a otros partidos, incluido el PP", ha reflexionado.

Rivera ha intensificado sus ataques en las últimas horas al PP. Tiene en su mano sondeos internos que le sitúan tras los dos debates electorales en un empate técnico con Pablo Casado, según fuentes de la dirección de Ciudadanos, así que aprieta para recortar distancia con Casado. El líder de Cs insiste en que el PP se está "desinflando" y su partido "está en condiciones de liderar un Gobierno". Sus dardos han sido constantes contra el candidato popular en el desayuno informativo. "Le digo a Casado que en vez de obsesionarse con Ciudadanos, nos dediquemos a echar a Pedro Sánchez". "Le pediría a Casado que no pacte con el PNV, que es su prioridad. Toma moción de censura que te comiste con el PNV".

Ciudadanos saca pecho de sus fichajes en el PP y en el PSOE, y los pone como ejemplo de que la formación naranja es el proyecto llamado a construir la "casa común del constitucionalismo". Rivera compartió ayer mitin en Valladolid con Soraya Rodríguez, exportavoz parlamentaria del PSOE, incorporada también a sus listas europeas. Rodríguez fue crítica con la política territorial del PSOE y tuvo que escuchar en el acto las críticas de otros candidatos al bipartidismo del que ella formó parte. "Igual que se les van los votantes, dejan escapar a gente válida", ha considerado este jueves Rivera sobre PP y PSOE.

Ciudadanos confía y alienta un posible vuelco de última hora para que la derecha arrebate a la izquierda la posibilidad de gobernar. "El 28 de abril va a haber un vuelco electoral con una mayoría de cambio y un Gobierno de Ciudadanos", ha confiado Rivera. "Tras los debates, Ciudadanos ha capitalizado los indecisos", cree el líder de la formación naranja, que avisa: "Estamos a entre dos y cuatro escaños de dar un vuelco".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información