Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VOX

El gurú económico de Vox denuncia la “discriminación” fiscal de los ricos

Manso pide privatizar la sanidad y la educación y sugiere desmantelar las pensiones públicas

En vídeo, Rubén Manso, en un acto de la Asociación Española de Metales Preciosos, en 2013.

Además de defender la bandera española, los toros, la caza y el uso de armas en defensa propia, Vox se presentará a las elecciones con un programa económico. Abascal se lo ha encargado a Rubén Manso, un inspector del Banco de España en excedencia que defiende acabar con los impuestos progresivos y con la “discriminación” fiscal que sufren los ricos. También propone privatizar la sanidad y la educación y sugiere desmantelar el sistema público de pensiones.

Vox anunció este jueves que ha fichado a Rubén Manso para que coordine la elaboración de su programa económico. Hasta ahora, el partido nacionalpopulista ha dado pocas pistas sobre las medidas que aplicaría en temas que afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos, como la sanidad, la educación o las pensiones. El conflicto en Cataluña o la inmigración son los temas preferidos por sus líderes y en política económica apenas aluden más que a bajar los impuestos (con la supresión de los impuestos de patrimonio y sucesiones) o reducir el “gasto político”, lo que pasa por acabar con el Estado autonómico.

Ante la proximidad de las elecciones, Abascal se ha buscado un gurú económico similar al que tienen el PP (Daniel Lacalle) o Ciudadanos (Luis Garicano) y lo ha puesto de número dos en la lista al Congreso por Málaga. Manso es doctor en Ciencias Económicas y Empresariales, inspector en excedencia del Banco de España y teniente del Ejército de Tierra en la reserva. Ha dado clase en la Universidad de Alcalá de Henares y fue presidente del Consejo de Administración de Eurobank del Mediterráneo entre 2003 y 2004, tras la intervención judicial de la entidad. Desde entonces dirige un despacho de asesoramiento financiero en Madrid.

Manso es un economista ultraliberal que en 2012, en un acto con el núcleo fundador de Vox (Santiago Abascal, Alejo Vidal-Quadras y José Antonio Ortega Lara, entre otros), aseguró que “el reparto de las cargas públicas debe abandonar el absurdo principio de la progresividad”, según el cual deben contribuir proporcionalmente más quienes más tienen. Afirmó que la progresividad fiscal desincentiva el esfuerzo y, además, “castiga el ahorro, que es la base del crecimiento económico”.

“Discriminar a los individuos en función de sus ingresos [es decir, hacer pagar más a los más ricos] conduce a que desiguales niveles de esfuerzo y mérito, que generan diferentes niveles de ingresos, produzcan iguales niveles de consumo y ahorro. Y la gente quiere ganar más para consumir y ahorrar más, no para consumir y ahorrar lo mismo”, argumentó. Además de dar por sentado que quienes ganan más hacen más esfuerzo y tienen más mérito que los demás, Manso criticó al “Estado moderno” por “esquilmar a los individuos” para pagar la sanidad o la educación públicas y dejarles solo “unas monedas en los bolsillos para ir al cine o a cenar”.

Frente al Estado del Bienestar, el gurú económico de Vox defiende un Estado reducido a su mínima expresión: la Defensa, la seguridad interior y la justicia criminal. Estos son los servicios que, a su juicio, debe proveer el Estado, mientras que la sanidad, la educación e incluso parte de la justicia civil deben quedar en manos privadas.

Según Manso, “la iniciativa privada ha demostrado que lo hace mejor y más barato que las instituciones públicas”; una afirmación que choca con la experiencia de países como Estados Unidos, que gasta en sanidad el 15% del PIB con resultados mucho peores que España, con el 7%.

Manso admite que algunas personas no podrán pagarse la sanidad, por lo que el Estado debería “auxiliar a los ciudadanos pagando estos servicios al sector privado”. Ahora bien, en esa intervención asegura que el Estado no debe pagarlo todo, “sino solo hasta donde no alcancen los recursos del ciudadano auxiliado”. Además, el Estado solo debería financiar lo “necesario” partiendo de una “definición austera del concepto de necesidad”. Para que se le entendiera, Manso puso ejemplos: “Los servicios médicos necesarios incluyen una operación de apendicitis, pero no una corrección del desalineamiento dental. Ya no les digo del cambio de sexo”, apostilló. Todos los demás servicios deben quedar en manos privadas y “no parece razonable”, en su opinión, subvencionar “el ocio y la cultura”.

Mucho menos claro fue el economista de Vox al abordar el sistema público de pensiones, aunque de sus palabras se deduce la intención de desmantelarlo para sustituirlo por otro privado. Según Manso, los individuos deben intentar sufragarse “los gastos presentes y futuros”, lo que incluye la jubilación. “Ello nos obliga a ahorrar y el ahorro es la base del crecimiento y no el consumo”, insistió.

¿Qué pasa con quienes no puedan pagarse un fondo privado de pensiones? Manso no aclaró qué se puede hacer, pero sí lo que no hay que hacer: el Estado no debe asegurarles que cobrarán una pensión, porque entonces no tendrían interés en ahorrar, y tampoco debe “asegurar una pensión mínima igual a todos”, porque no todos han contribuido en la misma medida y eso frenaría la movilidad. Su receta es permitir que quienes tengan ahorros “puedan moverse libremente con ellos por el mundo”, además de “exigir al que trabaja un ahorro mínimo para garantizar su futuro” y “medios de vida suficiente a quien decida venir a jubilarse” a España.

Manso es autor de un libro titulado Desconfiemos siempre del Gobierno en el que asegura que “el comportamiento general de los Gobiernos demuestra que no son merecedores” de la confianza de los ciudadanos y asegura que la crisis financiera se debe “básicamente [a] que no se ha dejado actuar al mercado”. En varias intervenciones públicas, ha abogado por volver al patrón oro, abandonado el siglo pasado. Manso no respondió este jueves a las llamadas de EL PAÍS para saber si sigue defendiendo las medidas económicas que presentó en el acto con Abascal celebrado en un hotel de Madrid en noviembre de 2012.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >