Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox percibe casi tres millones de euros en subvenciones por sus escaños en Andalucía

La formación, que en su programa incluye el fin de las ayudas públicas a los partidos políticos, no se plantea rechazar esos fondos

El portavoz de Vox, Alejandro Hernández, seguido de varios diputados de su grupo en el Parlamento de Andalucía.
El portavoz de Vox, Alejandro Hernández, seguido de varios diputados de su grupo en el Parlamento de Andalucía. EFE

La entrada de Vox en el Parlamento de Andalucía ha permitido al partido de extrema derecha acceder a subvenciones públicas y a que sus miembros perciban un salario por sus actividades como diputados. Entre los fondos públicos y lo que cobran sus 12 representantes políticos -que no tienen obligación de ceder parte de esa cantidad a la formación-, los ingresos de la fuerza política de Santiago Abascal ascienden a 2.910.428,94 euros. El 98% de esta cantidad, 2.864.673,85 euros, proviene de subvenciones por gastos electorales reguladas en la Ley 1/1986 del 2 de enero, la Ley Electoral de Andalucía (1.688.720,85) y de las partidas anuales que otorga el Parlamento andaluz a los grupos con representación en la Cámara para el desarrollo de sus funciones (1.175.953).

Vox ha hecho del rechazo de las subvenciones a los partidos uno de sus ejes políticos, que ha quedado reflejado en el punto 82 de su programa electoral. En el documento inicial que presentaron al PP para apoyar a Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta se incluyó la reducción del 75% de las ayudas públicas a formaciones políticas, sindicatos y patronales, un punto que se excluyó del acuerdo final. Sus representantes en Andalucía tampoco se han planteado renunciar motu proprio a esa cantidad por entender que hay otros asuntos más prioritarios que abordar y que esa renunciada debería ser un compromiso pactado por todas las fuerzas de la Cámara, aseguran a este diario desde el grupo parlamentario.

La Orden de 11 de octubre de 2018 fija las cantidades de las subvenciones por gastos electorales. Su artículo 1 establece que cada partido tiene derecho a percibir 23.035 euros por cada uno de sus escaños y 0,85 euros por cada voto obtenido. La Junta cifra en 393.201 las papeletas que obtuvo Vox. Por estos conceptos, el partido percibe un total de 610.640,85 euros, una cantidad la formación ya ha incluido en su memoria contable de este año, tal y como se expuso en su Asamblea General del 23 de febrero.

La formación de extrema derecha también recibe una subvención por envío de sobres y papeletas, tal y como se recoge en el artículo 2 de la citada norma. La cantidad varía en función del porcentaje de votantes relativos respecto del total. El partido de Abascal obtuvo el 10,92% de los votos, un rango que le garantiza 0,1648 euros por elector. La Junta fija en 6.541.748 el número de personas con derecho a voto, por lo que la fuerza de extrema derecha obtendría 1.078.080 euros.

Además de las subvenciones electorales, Vox también percibe fondos con cargo a los presupuestos del Parlamento andaluz para cubrir sus gastos de funcionamiento, tal y como estipula el artículo 25 del Reglamento de la Cámara. Actualmente existen dos partidas en el capítulo IV del presupuesto del Parlamento para subvenciones a grupos parlamentarios, la aplicación 480 00 que recoge una asignación genérica para gastos de funcionamiento y la aplicación 480 09 que incluye las asignaciones necesarias para el pago de personal asesor especializado. Las cantidades han sido publicadas hoy mismo en el Boletín Oficial del Parlamento Andaluz. El Parlamento distribuye 10.681.575,96 euros entre todos los grupos con representación parlamentaria, de los que 1.175.953,32 le corresponden a Vox. Se trata de partidas finalistas de carácter anual, que únicamente se pueden destinar al desarrollo de la actividad de las fuerzas en la Cámara y que son auditadas desde el propio Parlamento. El excedente puede sumarse a la aportación que se apruebe para el año siguiente si está justificado, pero lo que no se gaste al cabo de la legislatura, debe devolverse. Vox ha contratado a un total de ocho asesores, entre los que hay letrados, economistas o responsables de prensa, informan desde el partido

Las asignaciones que perciben los 12 diputados de Vox también forman parte de los nuevos ingresos que tiene la formación como consecuencia de tener presencia por primera vez en instituciones de representación pública. De acuerdo con el Régimen económico de los diputados de 2018, el sueldo de cada parlamentario asciende a 3.127,22 euros a los que hay que añadir los complementos por razón del cargo, cantidades que son incompatibles entre sí, es decir, que, si un representante ostenta varias funciones como la de presidente o portavoz de una o varias comisiones, secretario de la Mesa del Parlamento o portavoz de un grupo parlamentario, solo puede cobrar por una de ellas, habitualmente la mejor remunerada. A esa cantidad hay que sumar los gastos para viajes y desplazamientos que oscilan entre los 200 y los 500 euros mensuales. Los parlamentarios de Vox no tienen obligación de ceder parte de sus ingresos como diputados al partido.

Compatibilizar actividad parlamentaria con profesional privada

Según estos parámetros, el representante de Vox que más cobra es su portavoz parlamentario, Alejandro Hernández, que a los 3.127,22 euros por ser diputado añade 1.277,98 por el desempeño de esta última función. Una suma a la que si se le añade lo que perciben en concepto de dietas (500 euros) asciende a 4.905,2 euros al mes y que casi se equipara a lo que gana el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, 5.519 euros cada mes, sin pagas extraordinarias. El sueldo del jefe del Gobierno andaluz es el segundo más bajo de todos los presidentes autonómicos por debajo del de Cantabria.

El resto de los 11 parlamentarios de Vox ocupan diferentes cargos en la Mesa del Parlamento y en las distintas comisiones parlamentarias. Manuel Gavira, el diputado de Vox que más cargos ejerce, es el segundo miembro del grupo que más dinero percibe. A los euros de diputado raso, hay que añadirle los 960,93 que cobra en su calidad de secretario tercero de la Mesa del Parlamento y los 500 que percibe por los gastos de desplazamiento y manutención.

Las portavoces adjuntas, María Ángela Mulas y Luz Belinda Rodríguez, le suceden en ese listado de mejor pagados, ya que por el desempeño de ese cometido reciben 960,93 euros, respectivamente, a los que habría que añadir las dietas que oscilan entre los 200 y los 410 euros mensuales. El resto suma a los 3.127,22 euros otros 508,46 por sus funciones como presidentes de comisión o portavoces de sus grupos en las distintas comisiones —sin contar los gastos de desplazamiento y manutención—.

Ocho de estos diputados, entre los que se encuentra el portavoz o el presidente del grupo parlamentario y líder regional de Vox, Francisco Serrano, habían solicitado a la Mesa del Parlamento compatibilidad para compaginar sus cargos en el Parlamento con sus actividades laborales privadas sin cobrar a cambio. La comisión del estatuto del diputado ha determinado que no existe incompatibilidad en ninguno de esos casos, según ha confirmado la formación a este diario. Todos han cesado en sus actividades, informan desde Vox, salvo el representante por Huelva, Rafael Segovia, médico de profesión, que ha renunciado a percibir su sueldo como diputado.

Serrano, juez en excedencia y actualmente abogado de familia al frente de su despacho, Serrano Abogados, podrá terminar las causas que tenía pendientes antes de las elecciones del dos de diciembre. Serrano ingresó en 2018 por su actividad como letrado 42.000 euros, de acuerdo con su declaración de bienes e intereses publicada en el portal de transparencia de la Cámara andaluza este lunes. Su participación mayoritaria en su propio bufete asciende a 62.252 euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información