Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell: “No sé qué tiene en su cabeza el señor Rivera”

"Los señores de ERC se paseaban por el Congreso con mi cabeza en la punta de una pica", afirma el ministro

Borrell, el pasado miércoles, en el palacio de Viana. En vídeo, resumen de la entrevista al ministro.

"No sé qué tiene en su cabeza el señor Rivera cuando dice que no va a pactar nunca con el PSOE. No sé por qué hace eso". Josep Borrell (Pobla de Segur, Lleida, 1947), ministro de Exteriores y candidato socialista en las elecciones europeas del 26 de mayo, muestra perplejidad ante la promesa de Ciudadanos y de su presidente, Albert Rivera, de no firmar acuerdo alguno con los socialistas tras las elecciones generales del 28 de abril. Borrell detecta estrategias similares, basadas en difundir falsedades, entre el PP y Ciudadanos y el independentismo.

En una entrevista con EL PAÍS en la residencia oficial del ministro de Exteriores, el palacio de Viana de Madrid, Borrell asegura que tanto la derecha española como el nacionalismo catalán han reaccionado con argumentos falsos a su nombramiento como candidato a las europeas. Preguntado por los mensajes que han comunicado PP y Ciudadanos de que no será cabeza de lista por Barcelona en las generales para satisfacer al independentismo, el ministro de Exteriores responde: "En esto los extremos se tocan. Los señores de ERC se paseaban por el Congreso con mi cabeza en la punta de una pica, decían 'ya lo hemos conseguido'. A unos les interesa decir que es una cesión y a los otros que es una victoria".

Borrell denuncia que Rivera y Pablo Casado, presidente del PP, mienten al criticar las negociaciones que el Gobierno ha mantenido con la Generalitat, e incluso compara su táctica con la de la dirigente ultranacionalista francesa Marine Le Pen: "El problema de la discusión política hoy es que no discutimos sobre la realidad, discutimos sobre las interpretaciones de la realidad que sesgan radicalmente el debate. Como la señora Le Pen cuando dice que el tratado entre Francia y Alemania implica la cesión de la soberanía francesa sobre Alsacia y Lorena, es algo tan absurdamente falso como convocar a la gente en la plaza de Colón para decirles que el Gobierno ha aceptado los 21 puntos de Quim Torra". Ciudadanos y PP convocaron el 10 de febrero junto a Vox una manifestación en Madrid para pedir la dimisión de Pedro Sánchez por su estrategia en el conflicto político catalán.

Borrell subraya que el PP y Ciudadanos inducen a "discutir sobre una falsedad": "Es igual que el esquema mental del independentismo, que parte de la base de que en España hay prisioneros políticos. Tienes que empezar a discutir que no los hay. Ya te han colocado un esquema mental. Pues ellos [PP Y CS] hacen un poco lo mismo". Otra diferencia que marca Borrell respecto a Ciudadanos y a su candidato en Barcelona, Manuel Valls, es que no considera que Podemos y los comunes sean el espejo del extremismo de Vox pero en la izquierda: "Si estuviera en Francia y me preguntara por Melenchon [líder de la Francia Insumisa] y Le Pen, le diría que son extremadamente dañinos para el proyecto europeo; como estamos en España y me pregunta por realidades que no están tan claramente definidas, le diría que no es lo mismo, ni mucho menos".

Batalla de propaganda

Borrell es crítico con el anterior Ejecutivo y su agenda internacional para rebatir el relato independentista: "El Gobierno [del PP] ha estado ausente, las instrucciones que tenían las embajadas y diplomáticos eran 'cuerpo a tierra, todos callados, aquí no se contesta nada, silencio, no replicar, ya pasará'. La batalla frente a la opinión se ha perdido por incomparecencia. Toneladas de propaganda han caído sobre la imagen de España presentándola como un Estado represivo, franquista, lleno de presos políticos, sin libertades cívicas, sin separación de poderes, y del otro lado, silencio".

Borrell asegura que su ministerio actúa para ganar esa batalla de la opinión pública, y admite que está cansado de corregir a sus interlocutores internacionales. "Es muy irritante. Cada vez tengo que repetir más: 'No me hable usted de los catalanes, hábleme de los independentistas, que son catalanes, pero no los únicos, representan menos de la mitad de la población", explica el político. La confusión habría llegado incluso a la presidencia de Estados Unidos. Borrell confirma que Trump le preguntó en 2018 sobre la consulta ilegal del 1 de octubre: "Trump estaba mal informado, o tenía una información relativa sobre el desarrollo de las votaciones en Cataluña. Confundía los referéndums con las elecciones".

Mayor presencia del Gobierno en Cataluña

Borrell cree que es necesario incrementar las visitas de los ministros del Gobierno a Cataluña. "La Administración central del Estado, los poderes del Estado, han ido estando menos presentes en Cataluña, tanto en lo institucional como en lo personal", asegura el ministro de Exteriores, catalán nacido en la provincia de Lleida. "Hay que hacer un esfuerzo para que la presencia del Estado no se limite a la Agencia Tributaria, y eso pasa por la mayor presencia de los miembros del Gobierno en la sociedad catalana, y por una mayor descentralización de algunas instituciones", añade Borrell.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >