Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un hombre en Ceuta acusado de yihadismo que se defendió diciendo que veía porno

La Policía Nacional ha vuelto a arrestar en el barrio de El Príncipe a un exrecluso "multirreincidente y radicalizado en prisión"

Farid M.A.L. al ser detenido por los agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en Ceuta.
Farid M.A.L. al ser detenido por los agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en Ceuta.

Apenas llevaba dos meses fuera de la cárcel. A sus 44 años, Farid M.A.L., volvió a ser detenido al amanecer de este martes por los agentes de la Comisaria General de Información de la Policía Nacional en el barrio de El Príncipe de Ceuta, concretamente en la calle de San Daniel. Él, que la última vez que se sentó como acusado de yihadismo en un banquillo de la Audiencia Nacional, en 2017, dijo —en su descargo— que era consumidor habitual de porno y que su detención era culpa del actor José Coronado (Protagonista de la serie de televisión El Príncipe), ahora era acusado de nuevo por su "presunta participación en un delito de adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo yihadista".

Farid es un viejo conocido para los investigadores que lleva casi dos décadas entrando y saliendo de los centros penitenciarios. "Con un amplio perfil delincuencial, ingresó en prisión en 2001 por otros delitos de delincuencia común y se radicalizó en la cárcel al entrar en contacto con internos afines al ideario islamista radical", cuentan fuentes de la investigación, que aseguran que "desde entonces ha llevado a cabo labores de adoctrinamiento y captación dentro y fuera de prisión en su paso intermitente por diferentes cárceles españolas.

Ha sido condenado, entre otros delitos, por tenencia ilícita de armas, robo con violencia y delitos contra la salud pública. Su última detención fue en 2017, por tentativa de homicidio. Entonces se le encontró un dispositivo que albergaba cientos de vídeos sobre la yihad violenta y cánticos yihadistas. Este material le servía para su auto adoctrinamiento y a su vez lo compartía a terceros como herramienta al servicio del aparato propagandístico del Estado Islámico (DAESH en sus siglas en inglés).

En 2015, tras ser detenido —junto a dos de sus hermanos y otros dos hermanos de la barriada de El Príncipe— como presunto líder de una célula yihadista desarticulada el año anterior en Ceuta, Farid dijo en su juicio que estaba acusado "por culpa del actor José Coronado". El fiscal pedía 12 años para él, y diez para los demás. Según la versión dad por Farid en esa vista, un amigo suyo insultó a Coronado por su personaje de policía en la serie y que actor le contestó que, antes de que terminara la misma, estaría preso. El ahora de nuevo detenido llegó a asegurar que en su detención estuvieron presentes el actor y la también protagonista de la serie, la actriz Hiba Abouk.

Tras quedar en libertad en diciembre del año pasado —el juez consideró entonces que "no aparecía prueba alguna que acreditara que los acusados formaran una célula estable y jerarquizada”— y regresar a su ciudad de origen, los investigadores constataron que "continuó sus labores de autoadoctrinamiento, captación y entrenamiento para el combate tanto para él como para otros individuos, en su mayoría jóvenes del barrio, a los que buscaba integrar en la organización terrorista". Digamos que no se caracterizaba por su discreción: "El detenido reproducía los cánticos de llamamiento a la yihad a todo volumen en su casa y en sus desplazamientos en vehículo", señalan fuentes de la investigación.

Farid, aparte de peliculero —ha llegado a declarar ante el juez que desde la cárcel se carteaba con el actor José Coronado—, tiene un marcado carácter violento: "Amenazaba a las personas por su orientación sexual y a aquellas mujeres a las que no consideraba debidamente tapadas", aseguran los investigadores. Y su historial abunda en ello: "En marzo de 2006 tiroteó a dos agentes de la Policía Nacional en las proximidades de la barriada de El Príncipe y en 2017 disparó a un vecino al que acusó de colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad", lo que demuestra que además tenía acceso a armas de fuego.

Un peligro creciente

Sus estancias en prisión no solo no han servido para calmar su radicalismo sino que lo han agudizado, al igual que su agresividad, ya que los delitos cometidos por Farid han ido agravándose a medida que pasaban los años. Ha seguido la peligrosa estela de los delincuentes comunes radicalizados en prisión. "Su perfil presenta grandes similitudes con otros individuos que, tras sufrir un proceso de radicalización yihadista en la cárcel, han cometido atentados terroristas al terminar su condena", aseguran los investigadores.

Farid, al que se escucha decir en el video "Alá es grande" mientras los policías le llevan esposado, vuela ya hacia Madrid en el mismo helicóptero de la Policía Nacional que llevó este martes hasta Ceuta al que será nuevo jefe superior de Policía de la Ciudad Autónoma, el comisario Andrés Martín Garrido. El detenido irá directo a al Audiencia Nacional donde el juez del juzgado de instrucción número uno decidirá si ingresa de nuevo en prisión.

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >