Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una vida de lujo sin pagar ni un euro

La Policía Nacional detiene a 86 personas de una red que estafó 1,2 millones a empresas con nóminas falsas en Málaga

Material incautado por la policía. En el vídeo, los bienes encontrados en uno de los pisos registrados.

Tenían ganas de unas buenas vacaciones, así que varios miembros de una familia malagueña se subieron a un avión rumbo al Caribe. Lo hicieron sin gastar ni un euro. Habían adquirido un paquete turístico a plazos en una agencia de viajes, presentado unas nóminas falsas como aval y, después, nunca atendieron los pagos. El buen resultado de la operación les animó a cometer otros delitos similares, hasta 30 en poco más de un año. Un periodo en el que adquirieron con el mismo procedimiento todo tipo de productos, desde motocicletas y televisiones de alta gama hasta una cirugía de implante de senos. El valor global de la estafa es de 1,2 millones de euros.

“Vivían lujosamente sin pagar nada”, explican fuentes de la Policía Nacional, que ha detenido a 86 personas implicadas en los hechos. Entre ellas están los ideólogos de la organización criminal, un hombre de 50 años y su hijo, de 32, que ya han ingresado en prisión. Están acusados por su presunta implicación en delitos de estafa, falsedad documental, extorsión, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, receptación y pertenencia a grupo criminal. Sus familiares y parejas formaban el núcleo duro de la banda.

Las compras a la carta se desarrollaron en todo tipo de establecimientos, principalmente en grandes superficies como IKEA o Carrefour y empresas de tecnología. Pero también en otros lugares como una clínica de estética, donde una de las mujeres pertenecientes a la organización se sometió a unos implantes de mama. “Se encaprichaban con numerosos productos y los adquirían siempre con el mismo procedimiento”, añaden fuentes policiales.

Los líderes de la familia eran prestamistas. Facilitaban dinero a particulares y, a cambio, les demandaban altos intereses. Y ante la duda de si sus clientes pagarían las deudas contraídas, les extorsionaban implicándoles en estafas. El procedimiento era sencillo. Les obligaban a acudir a grandes superficies comerciales para adquirir diversos productos, elegidos previamente por la red familiar. Las personas extorsionadas solicitaban la financiación de la compra, aportando para ello nóminas falsas. Los documentos eran elaborados por el propio clan familiar, que usaba el nombre de empresas reales para las que jamás habían trabajado. Así, nunca tenían que hacer frente a los plazos.

La red criminal estaba muy especializada. Cada miembro tenía un papel bien definido. Unos se encargaban de la extorsión de sus clientes, otros les acompañaban a los comercios para elegir la mercancía y otros falsificaban la documentación. El engranaje funcionaba tan bien que incluso se atrevieron a dar un paso más: ante el gran volumen de productos obtenidos con este procedimiento, comenzaron a vender efectos a terceros mediante encargo previo. Finalmente, la investigación policial -iniciada a comienzos de 2017- ha permitido la desarticulación de la red y la detención de hasta 86 personas por su presunta implicación en los hechos.

Durante la operación -bautizada como Mojito por el viaje familiar al Caribe de los líderes de la organización- se han intervenido ordenadores, motocicletas, relojes de lujo, decenas de televisiones de gama alta, sofás, electrodomésticos o muebles de salones, cocinas, baños y dormitorios, entre otros efectos. En los domicilios de los cabecillas también se encontró una pistola, 40.000 euros en efectivo y 500 gramos de hachís

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >