Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera se abre a pactar con el PP para desalojar a Díaz del poder

"Si hay un solo escaño más de cambio que de continuidad, habrá cambio", dice el líder de Ciudadanos

Antequera / Sevilla

En una campaña que arranca plana, la política nacional y los pactos postelectorales son casi lo único que puede mover el voto en las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. Los partidos lo saben y el primer día de la cuenta atrás hasta las urnas PP y Ciudadanos centraron sus mensajes en dejar claro que, si de ellos depende, Susana Díaz perderá el poder. Nadie duda del PP, pero Ciudadanos sí necesita disipar toda duda porque hace solo dos meses que rompió su acuerdo con el PSOE. El líder del partido, Albert Rivera, se comprometió a posibilitar “un cambio” en la Junta si hay una suma alternativa con el PP.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, hoy en A Coruña durante el coloquio abierto organizado por C's bajo el título CABALAR.

Ciudadanos defiende un discurso complejo en estas elecciones andaluzas, aunque no parece que le perjudique porque es el partido que más crece en los sondeos. La formación de Albert Rivera reivindica los logros de su acuerdo con Susana Díaz —como la supresión del impuesto de sucesiones o la renuncia de sus actas de Chaves y Griñán—, pero al mismo tiempo afirma que no volverá a investir en ningún caso a la candidata socialista. En el intento de reforzar este mensaje, eje principal de su campaña, Rivera se abrió este viernes a pactar con el PP.

“Si hay un solo escaño más de cambio que de continuidad, habrá cambio. Eso es lo que puedo asegurar”, dijo Rivera a primera hora en una entrevista en RNE. Es decir, que si existe la posibilidad de un Gobierno alternativo al PSOE, Ciudadanos lo intentará, explican fuentes de la dirección del partido. Eso solo pasa por intentar un acuerdo con el PP, reconocen en la cúpula, aunque según el CIS preelectoral los dos partidos están aún lejos de sumar para formar una mayoría que pudiera desbancar a Díaz. El sondeo les da juntos una horquilla de 40 a 44 escaños, lejos de la mayoría absoluta en el Parlamento andaluz, que está en 55.

Rivera no descartó incluso que Ciudadanos terminara por investir al candidato del PP si los populares les adelantan en el resultado, aunque no lo dijo expresamente, porque su objetivo es ganar al PP. Si existe una mayoría parlamentaria para abrir una “nueva etapa” en Andalucía, incidió el líder de Ciudadanos, la posibilitará. “¿Aunque no lidere esa mayoría parlamentaria Ciudadanos?”, le preguntaron en RNE. Su respuesta dejó la puerta abierta: “Bueno, lo he dicho así de claro, un solo escaño más de cambio”. El candidato del partido a la presidencia de la Junta, Juan Marín, se apresuró a matizar después que “el cambio solo será posible si Ciudadanos lo lidera”.

En el PP celebraron el mensaje de Ciudadanos interpretándolo favorablemente a sus intereses. El presidente del PP, Pablo Casado, respondió que estarían “encantados” de recibir el apoyo de Ciudadanos. Nadie quiere oír hablar en el PP de que se produjera el peor escenario y fueran ellos quienes tuvieran que decidir si apoyar al candidato de Rivera. La estrategia del PP pasa por sembrar las mismas dudas sobre Ciudadanos que Rivera se afana en despejar. Casado reclamó ayer el voto del centro derecha para sus siglas recordando que el partido de Rivera dio “respiración asistida” al Gobierno socialista de Susana Díaz. “¿Ahora hablan de cambio? Pues llegan tarde. Por lo menos podían haber sido más exigentes. La única fuerza creíble para ese cambio en Andalucía es el PP”, señaló. El candidato del PP, Juan Manuel Moreno, se fue incluso a un notario a certificar su compromiso de que no pactará con el PSOE, con el objetivo en realidad de retar al resto —especialmente a Marín— de que hagan lo mismo. Moreno insistió en las dudas sobre Ciudadanos. “Hace cuatro años el señor Marín dijo que no iba a pactar con el PSOE y pactó”, recordó Moreno.

Opciones de acuerdo

Las opciones más probables pasan, no obstante, según el escenario del CIS, por un acuerdo entre el PSOE y Adelante Andalucía. Los socialistas son conscientes de que están abocados a pactar y han ideado una campaña blanda en la que no buscan un enfrentamiento directo con nadie. El PSOE mantiene una postura neutra hacia Adelante Andalucía, alejada de la beligerancia pasada. Pero el bloqueo también se contempla. A Díaz no se le olvida que en 2015 estuvo 80 días sin poder formar Gobierno ante la negativa del resto de partidos de apoyar al más votado. La candidata socialista hace de ese posible bloqueo un argumento de campaña para pedir una mayoría amplia. “Enfrente tenemos a un grupo de partidos dispuestos a bloquear e impedir que se forme Gobierno, han llegado a decir que si no sale lo que ellos quieren estarían dispuestos a llegar a nuevas elecciones”, advirtió.

Adelante Andalucía no quiere hablar de un Gobierno conjunto con el PSOE, pero no se cierra a posibilitar una investidura de Díaz. El argumento es claro. La candidata, Teresa Rodríguez, se presentó como “la única garantía de cerrarle la puerta a las derechas”.

Con información de Natalia Junquera, Eva Sáiz, Ana Marcos y Javier Martín-Arroyo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >