Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos buzos por dejar morir a un tercero mientras buscaban bultos de cocaína en Algeciras

Los arrestados desviaron las labores de búsqueda del cadáver, que fue hallado tras diez días

Dos agentes acompañan a uno de los buzos detenidos, en una captura de vídeo. En vídeo, la Policía Nacional detiene a dos buzos por dejar morir a un compañero en una inmersión ilegal.

“Primó el interés económico por delante de la vida de su propio compañero”. Es la explicación que uno de los investigadores encuentra para comprender qué movió a dos buzos para dejar morir a un tercero durante una inmersión en la que buscaban bultos de cocaína en Algeciras. Aunque la muerte se produjo en septiembre, es ahora cuando la investigación de la Policía Nacional parece apuntar hacia la supuesta culpabilidad de ambos en el fallecimiento. Los dos están detenidos, acusados de delitos de homicidio en comisión por omisión y contra la salud pública.

Manuel S. C., de 41 años, desapareció el pasado 18 de septiembre, después de que los ahora arrestados informasen de que le habían perdido la pista mientras buceaban, supuestamente, en una zona conocida como Boquete de los Bodiones. Los sospechosos —de 44 y 41 años y originarios de Algeciras y Manilva (Málaga)— llamaron al 112 e informaron de que Manuel no había conseguido salir a la superficie. Tras diez días de angustiosa búsqueda de la Guardia Civil, en la que incluso participó su hermano, el cadáver del algecireño fue hallado flotando en las inmediaciones de la Isla Verde, una de las terminales de carga de mercancías del puerto de Algeciras.

Precisamente fue el hermano del fallecido uno de los primeros que transmitió sus dudas sobre las circunstancias que habían rodeado a la muerte de Manuel. Con la aparición del cadáver, la Unidad de Delincuencia Especializa y Violenta (UDEV) de la comisaría de Algeciras inició una investigación “para esclarecer la muerte y las extrañas circunstancias en que se produjo la desaparición”, según ha explicado la policía este miércoles en un comunicado.

Las pesquisas no han resultado “nada fáciles”, tal como confirma uno de los investigadores. Durante estos meses, los agentes han realizado diversas gestiones con los implicados en la búsqueda y testigos. Incluso, han llegado a solicitar informes hidrográficos sobre el comportamiento de las mareas y corrientes en los días de la desaparición. Con toda esa información, los agentes descubrieron “innumerables contradicciones en las que incurrían los compañeros del fallecido”, como apunta el comunicado.

Una de las incoherencias más importantes es que la desaparición ni siquiera se produjo en el lugar que los denunciantes habían dicho. “Se produjo a ocho o nueve kilómetros en sentido opuesto de donde ellos dijeron”, explica un investigador de la UDEV de Algeciras. También que, pese a que la inmersión comenzó en torno a las seis de la tarde, los compañeros no dieron el aviso hasta pasadas las 23.00.

“Denegaron el auxilio al buceador e incluso desviaron la atención de las labores de auxilio y rastreo”, reconoce el agente. Para cuando la policía llegó a esta conclusión, también tenía claro el móvil que les había llevado a actuar de esta forma. Los tres estaban participando en un alijo de cocaína en las inmediaciones del puerto de Algeciras. Buscaban bajo el mar bultos de droga lastrados y balizados que, anteriormente, habían sido lanzado desde un barco de mercancías para que ellos los localizasen.

Durante el encargo, el fallecido sufrió un accidente y sus dos compañeros decidieron abandonar el lugar en el que se encontraban en una lancha, trasladarse a otro punto e informar a los servicios de emergencia que se encontraban en esa zona cuando desapareció. Durante los días que duró la búsqueda, los sospechosos no variaron su versión, lo que obstaculizó el descubrimiento del cadáver.

De momento, ambos detenidos se mantienen en los calabozos de la comisaría de Algeciras y está previsto que en las próximas horas pasen a disposición de los juzgados de la ciudad. Mientras, la investigación continúa abierta. De hecho, la policía no descarta nuevos detenidos ya que distintas informaciones durante la investigación apuntaron que justo en el momento de los hechos podría haber una cuarta persona de la que aún no se tienen pistas. “Sospechamos que puede ser alguien de la organización para la que trabajaban, pero aún no sabemos nada más”, ha remachado una fuente de la investigación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información