Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el crimen organizado

Arrestados en Marbella y Barcelona tres capos de la mafia rusa que iban a asesinar a un rival

Los tres 'ladrones en ley' pretendían reestructurar una organización desmantelada en julio

Detención de uno de los tres supuestos capos de la mafia rusa en Marbella. Ampliar foto
Detención de uno de los tres supuestos capos de la mafia rusa en Marbella. EFE

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella (Málaga) a dos Vor v Zakone (ladrón en ley, líderes de las mafias rusas), que supuestamente planeaban el asesinato de otro mafioso rival para demostrar su fuerza en Europa, según informó ayer el cuerpo en un comunicado. Un tercer detenido ha sido llevado a cabo por los Mossos, en el aeropuerto de El Prat (Barcelona). Los arrestados pretendían reestructurar la organización desmantelada el pasado junio cuando fueron detenidas 129 personas, entre ellas siete ladrones en ley, en la denominada Operación Kus. Los tres supuestos capos han ingresado en prisión por tentativa de homicidio, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Uno de los arrestados en la reunión es considerado por los investigadores el número tres de la mafia rusa a nivel mundial y supuestamente dirigía la organización desde Lituania. En sus movimientos por la Costa del Sol contaba con personal de seguridad y contravigilancia, y se alojaba en hoteles y apartamentos a nombre de terceras personas.

En las reuniones, los agentes identificaron el papel de cada investigado por los patrones de conducta y el respeto que se profesaban entre ellos, y determinaron que al "Vor v Zakone" que inició la investigación le acompañaban otras dos personas con, al menos, el mismo nivel jerárquico.

Finalmente, los investigadores detectaron que habían planificado una reunión o shodka en el que se iban a reunir todos los Ladrones en Ley detectados y, con las correspondientes autorizaciones de la Fiscalía Especial Anticorrupción y del Juzgado de Instrucción número 2 de Tarrasa, se puso en marcha el dispositivo operativo, ante la inminencia de que se diera la orden para la ejecución de un miembro del clan rival.

Tras su detención, los agentes practicaron tres registros domiciliarios en los que se intervino numerosa documentación y varios soportes informáticos con información que será debidamente analizada, así como documentos falsos de Polonia y de Ucrania a nombre de los investigados