Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho años de cárcel para un yihadista que intentó comprar armas en Algeciras

La Audiencia Nacional condena al danés Ahmed Samsam, uno de los terroristas islámicos más peligrosos detenidos en España

Ahmed Samsam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional.
Ahmed Samsam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional. EFE

La Audiencia Nacional ha condenado a uno de los yihadistas más peligrosos detenidos en España. La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha sentenciado a ocho años de cárcel a Ahmed Samsam, un danés de origen sirio al que los agentes detuvieron en Estepona (Málaga), en junio de 2017, después de que intentase adquirir una partida de armas de fuego en el barrio de La Bajadilla de Algeciras (Cádiz), según consideran probado los magistrados. El tribunal ha aceptado la petición de prisión de la Fiscalía, que elevó la pena de siete a ocho años durante el juicio, por un delito de integración terrorista.

"Desde al menos el año 2012, existe constancia de que el acusado formaba parte de la mencionada red terrorista", subrayan los jueces en su resolución, donde relatan que el acusado, de 27 años, viajó a Siria repetidamente desde ese año y hasta 2015 para sumarse a las filas de los grupúsculos originarios del autodenominado Estado Islámico. Allí, participó en batallas consideradas clave por el ISIS, como la toma del aeropuerto de Raqqa en el verano de 2014. Y, a su vuelta a Europa, comenzó a difundir el ideario "yihadista radical y violento propugnado por Daesh" que tenía "totalmente interiorizado", según subraya el tribunal. Además, ayudaba de forma "activa y regular en la financiación" del ISIS y "en las gestiones dirigidas a la adquisición de armas y material militar".

En ese contexto, la Sala de lo Penal enmarca el viaje que hizo a España en junio del pasado año, cuando lo capturaron después de tratar de comprar armas en Algeciras. Los servicios antiterroristas comenzaron a seguirlo tras recibir una alerta de la policía danesa. En esas labores de vigilancia, los agentes detectaron que estaba llevando "una vida desenfrenada" en la Costa del Sol: alcohol, drogas, prostitutas... Esas actividades "dispararon todas las alarmas", según afirmó un policía en el juicio, donde añadió: "Actuaba como los terroristas que cometieron los atentados del 11-S en Estados Unidos [en los días previos al ataque]".

Los jueces rechazan el principal argumento de la defensa para desvincular a Samsam del yihadismo. Según afirmó su abogado durante el juicio, el danés viajó hasta Siria para luchar contra Bachar el Asad y lo hizo en una guerrilla de unos 200 miembros sin vinculación con el ISIS. "Nunca he dicho que me gustara el Daesh, porque yo tengo otra forma de pensar. Nunca he estado afiliado", afirmó el propio procesado. Aunque, según resuelve ahora el tribunal, "no ha quedado acreditado que se desplazase para combatir el régimen de El Asad". "Como tampoco se ha hallado, entre el material audiovisual encontrado entre sus pertenencias, vestigio alguno de aquella supuesta adscripción del acusado, diferente a la que tiene en Daesh", destaca el tribunal.

Porque, entre las pruebas acumuladas contra Samsam, se encuentran multitud de mensajes en las redes sociales donde alaba la labor yihadista; fotos donde se le observa haciendo el juramento del Estado Islámico, con armas y uniformado; y el envío de enlaces a vídeos de Al Hayat Media Center —una productora del ISIS—. También seguía manteniendo contacto con personas vinculadas al grupo terrorismo ISIS. "Tiene totalmente interiorizado el ideario yihadista radical y violento propugnado por Daesh", insisten los magistrados.