Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vargas Llosa: “No hay base para creer que Occidente haya entrado en decadencia”

El premio Nobel y el exprimer ministro francés Manuel Valls debaten sobre el temor ante el emergente nacionalismo europeo

El nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, y el exprimer ministro de Francia, Manuel Valls, durante la inauguración de la XXI edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid.
El nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, y el exprimer ministro de Francia, Manuel Valls, durante la inauguración de la XXI edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. EFE

El premio Nobel Mario Vargas Llosa y el exprimer ministro francés Manuel Valls debatieron este lunes sobre el temor ante el emergente nacionalismo europeo y los retos que tiene Occidente ante sí en la época de Donald Trump, el Brexit, las arengas antinmigración del ministro italiano Matteo Salvini o la independencia de Cataluña. El debate se produjo en la sesión inaugural de la 31ª edición de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial, dentro de una charla titulada “Patrias, naciones y nacionalismos”.

“No hay un fundamento sólido para creer que Occidente ha entrado en una etapa de decadencia”, sostuvo Vargas Llosa. Valls no tiene tan clara esta resistencia occidental: “Hoy se está jugando parte de la civilización, de lo que somos”, afirmó. El optimismo del premio Nobel se centra en el éxito de algunos países asiáticos y latinoamericanos: “¿Qué hacen los países qué prosperan? Imitan a Europa y empiezan a prosperar. Es el caso de América Latina, Japón, Taiwán, Corea, Singapur”.
“Soy optimista respecto al futuro de Europa”, prosiguió el escritor, que admitió de todos modos que su optimismo sufre recaídas: “Esperaba con temor las elecciones en Francia. ¿Qué hubiera pasado si ganaba el Frente Nacional?”, se preguntó.

La visión de Valls es algo más escéptica. Estableció tres desafíos de distinta gravedad: primero, la salud de la democracia, sobre la que, dijo, es ahora menos optimista. Recordó en ese sentido el neologismo “democratura”, en referencia a la mezcla de “democracia” y “dictadura” y a las sociedades que creen que sin toques autoritarios una democracia no puede ser fuerte. Segundo, la demografía. “En esta época no podemos permitirnos no construir un puente con África”, dijo. Tercero, la memoria y el sentido de la historia: “Hoy hay mucho para ser pesimista”.

Valls quiso sin embargo recordar de dónde venimos. Aquí es donde entró la memoria en España y uno de los aspectos centrales del debate, siempre con recuerdos velados a la situación en Cataluña: “¿Cómo se pueden odiar 40 años de prosperidad que han sido los mejores de la historia de España?”, preguntó.

España, antes y ahora

“En los 70, cuando yo estudiaba en el colegio francés, estaban las suecas en la playa de la Costa Brava, pero poco más”, añadió Valls. “Luego vinieron la democracia, Almodóvar, los Juegos Olímpicos y los equipos españoles ganando Champions”. Vargas Llosa fue aún más atrás: “Los jóvenes españoles ya no escuchan a los viejos, pero tendrían que conocer la España que conocí en 1958”, señaló. Aquel país del tercer mundo ya no existe, en opinión del escritor.

El escritor y el político repitieron algunos de sus argumentos recientes sobre las diferencias entre las bondades del patriotismo y el desastre del nacionalismo: “El patriotismo es un sentimiento generoso y positivo, mientras no demuestre lo contrario”, dijo Vargas Llosa, que lo puso en contraste con el nacionalismo: “Es una ideología, una forma de religión laica que parte fundamentalmente de un acto de fe”, porque, añadió, “si uno cree que haber nacido en un lugar constituye un valor, termina considerando que quienes no gozan de ese privilegio son distintos o inferiores”.

La sesión no estaba auspiciada por Ciudadanos, pero tanto Vargas Llosa como Valls recordaron referencias y conceptos que han ido desarrollando en actos de este partido en los últimos meses. Ambos por ejemplo arroparon a Albert Rivera e Inés Arrimadas en un acto de Ciudadanos en plena campaña para las elecciones catalanas del pasado diciembre en el Teatro Goya de Barcelona. Vargas Llosa participó también el pasado 16 de junio en Málaga en un acto de la plataforma España Ciudadana, vinculada al partido de Rivera. Valls hará lo mismo el próximo domingo 8 de julio en Palma de Mallorca.

Valls sigue sin decantarse sobre Barcelona

El exprimer ministro francés Manuel Valls sigue sin tomar una decisión acerca de si será el próximo candidato de Ciudadanos —o de una plataforma vinculada al partido— a la alcaldía de Barcelona en las municipales de 2019.
En su comparecencia después de la ejecutiva permanente del partido este lunes, Albert Rivera repitió palabras de elogio para el político hispanofrancés: “Sería un honor que Valls aceptara”, dijo. Pero, añadió Rivera, en el partido no tienen ninguna certeza definitiva: “Está pendiente de tomar una decisión. Será en las próximas semanas”.

Más información