Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Los líderes territoriales del PP reclaman un único candidato para suceder a Rajoy

A menos de un año de las elecciones de 2019, los dirigentes temen que los electores castiguen la imagen de división en el partido

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. VÍDEO: ATLAS

Los líderes del PP quieren impedir que se abra una guerra interna para suceder a Mariano Rajoy logrando que en el congreso extraordinario de julio haya una única lista. A menos de un año de las elecciones de 2019, estos dirigentes temen que los electores castiguen la imagen de división que arrojaría el enfrentamiento entre Alberto Núñez Feijóo, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. Importantes barones piden incluso que los dos primeros se unan.

Los populares temen que si se presentan varias listas en el congreso se desencadenarán tres consecuencias indeseables para la formación. Primero, que los electores castiguen la imagen de división en las elecciones locales, regionales y europeas de 2019. Segundo, que estallen conflictos en territorios divididos entre los posibles candidatos, como Aragón, Castilla y León o las islas Baleares. Y tercero, que se reaviven las divisiones ya existentes en Cantabria o La Rioja.

“La falta de unidad nos castigaría ante los ciudadanos”, apuntó este miércoles el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

“Los españoles no quieren ya peleas”, coincidió José Antonio Monago, líder del PP extremeño.

“Me gustaría llegar al congreso con una candidatura única e integrados. Y en eso estamos”, afirmó el portavoz parlamentario, Rafael Hernando.

“Uno o una sería lo más deseable pero los procesos electorales están para esto y si son más pues no pasa nada”, añadió el coordinador, Fernando Martínez Maíllo.

Nada impide que un afiliado logre los 100 preavales para presentar su candidatura, pero la maquinaria del partido trabajará para que los principales nombres de la formación no se enfrenten.

Aunque Cospedal cuenta con el apoyo de numerosas comunidades para ocupar la presidencia del PP, los barones con más peso en el proceso interno consideran que Núñez Feijóo sería un mejor candidato electoral y recuerdan que Sáenz de Santamaría tiene tirón entre las bases. Hay voces que incluso abogan por un tándem entre el presidente de Galicia y la exvicepresidenta, sin definir aún el orden de la lista. ¿Las ventajas? Que a través de Sáenz de Santamaría, el PP podría hacer oposición en el Congreso a Pedro Sánchez con una política de relieve nacional.

“¿Y de qué le vale a Cospedal ser candidata, o presidenta, y luego estrellarse en la calle, o en unas elecciones?”, reflexionó uno de los presidentes autonómicos del PP. “Tiene que medir los apoyos, pero no los de dentro, los de fuera”, siguió. “O aspira a la presidencia, o se va: a Bruselas, en las listas europeas, o a su casa”.

“Su figura genera rechazo en una parte del partido”, coincidió otro. “Los representantes regionales quieren un candidato nacional que les sume”.

Tengo que tomar una decisión sobre cuál debe ser mi función en el PP o fuera del PP”, dijo este miércoles, dudando, Cospedal.

Los líderes territoriales del PP reclaman un único candidato para suceder a Rajoy

Ninguno de los teóricos aspirantes ha oficializado su candidatura. Todos esperan a la junta directiva del lunes, que decidirá la fecha del congreso. Mientras tanto, miden sus fuerzas. Si al cónclave de julio solo llega un aspirante, este será refrendado por los compromisarios, que representan el poder orgánico. Pero si hay dos o más candidatos, también votarán los afiliados, donde previsiblemente Feijóo tendría más apoyos.

“Sin saber lo que van a hacer la Comunidad Valenciana y Madrid, cualquier apuesta sirve de poco: están más controladas por Génova que por sus líderes”, advirtió una fuente del PP sobre dos comunidades que aportan, respectivamente, 346 compromisarios y 204. En comparación, solo tienen tanta importancia Andalucía (459), Castilla y León (270) y Galicia (276). Un reflejo de su valor clave y de la inquietud que causa no saber a quién apoyarán estados dos comunidades en el congreso.

Madrid y Valencia

“Quien quiera ser candidato en Madrid a las municipales y autonómicas de 2019 ahora no puede mojarse”, reconocieron desde el PP madrileño, descabezado por la dimisión de Cristina Cifuentes y puesto en manos de un hombre de la confianza de Rajoy, el presidente del Senado, Pío García Escudero. Otros interlocutores, sin embargo, recordaron que el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, controla las principales sedes a través de miembros de su Gobierno, por lo que podría tener una influencia decisiva en el proceso.

“Nosotros no hemos decidido nuestra posición porque no conocemos a los candidatos”, abundó una fuente del PP valenciano, tan importante en la estructura de la formación como para que sus votos consiguieran la continuidad de Rajoy en el polémico congreso de 2008. Desde entonces, el PP de esa comunidad se ha visto sacudido por los casos de corrupción, la salida de Francisco Camps y el fallecimiento de Rita Barberá. “Nadie sabe lo que harán”, resumió un líder regional. Con Sáenz de Santamaría guardando silencio, todo el PP mira hacia el congreso. La salida de Rajoy ha conmocionado al partido, pero también ha liberado a quienes pedían renovación. “Hay cierto alivio”, dijo un veterano. “Antes o después, Rajoy tenía que dar el paso. Esto despeja el camino para la regeneración”.

Días después de perder el Gobierno, el PP acelera para celebrar el congreso. No hay tiempo que perder, según sus dirigentes. Se juega su supervivencia.

Más información