Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy contesta a Aznar: “El centroderecha no hay que reconstruirlo”

"Mi intención es abandonar la política de manera definitiva", asegura el expresidente

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha rechazado esta mañana el ofrecimiento del también expresidente José María Aznar, que ayer martes se postuló para una reunificación del centroderecha en España. Rajoy ha negado que haya que reconstruir el centroderecha porque "el partido de centroderecha es el PP", que saca más de 50 escaños de ventaja al siguiente, de distinto signo político. El ya expresidente del PP, que dimitió ayer entre lágrimas y sin sucesor, ha avanzado además que su intención es abandonar la política de manera definitiva porque "no tiene sentido permanecer más tiempo aquí".

"Creo que el centroderecha no hay que reconstruirlo. El partido de centroderecha es el PP, que tiene 137 escaños, más de 50 escaños más que el segundo, que no es de centroderecha", ha señalado Rajoy en una entrevista en la cadena Cope, para incidir en que los 'populares' han ganado en las tres últimas convocatorias electorales.

Considera no obstante que "el PP tendrá que seguir trabajando con intensidad, resolver bien ahora el problema del congreso y elegir un nuevo líder", algo para lo que descarta dar "lecciones ni instrucciones" porque no es su "papel". "Puede ocurrir que no me hagan caso o que dejen de tomarme en serio", ha comentado.

Sobre su futuro sucesor, Rajoy considera que "no tiene ningún sentido" que él "entre en eso" porque "será el que digan los militantes del PP". Tampoco ha querido posicionarse sobre si es mejor o no que de ese congreso extraordinario salga una única candidatura: "No voy a entrar en esas cosas". "Lo importante es que del congreso el partido salga unido, es fundamental. El partido ha mantenido la unidad todos estos años en circunstancias enormemente difíciles y complicadas. Si se mantiene la unidad, las cosas van a ir bien. Lo demás a mi ya no me corresponde decidirlo", ha sentenciado.

En cualquier caso, mantendrá lealtad a la persona que resulte elegida por el partido. "Dije que yo estaré a la orden del presidente de mi partido, seré un simple militante de base, no tendré actividad política pero mi conciencia y mis 40 años de pertenencia al PP me exigen ser leal y seré leal", ha añadido. Con un "no tiene sentido permanecer más tiempo aquí" ha despachado Rajoy la pregunta de si seguirá en política una vez se produzca su relevo. El expresidente ha recordado hay más cosas que hacer en la vida que dedicarse a la política y ha avanzado que decidirá pronto su futuro.

Junto con Rajoy, todo el PP ha respondido al expresidente de forma unánime que el partido no necesita reconstruirse, ni refundarse, ni reunificarse. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, que ha insistido en que el PP ha ganado las elecciones aunque tiene que "competir con un populista que se disfraza de centroderecha". Hernando se ha mostrado "respetuoso" con las declaraciones de Aznar pero le ha dicho que si quiere colaborar para mejorar el PP "siempre ha tenido las puertas abiertas".

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha rechazado "dar transcendencia" a las palabras de Aznar, una persona que "no se siente comprometida con el que fue su partido" aunque sigue siendo afiliado. Para el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, lo importante en estos momentos es "fortalecer el proyecto de centroderecha entorno al PP".

"Hace mucho tiempo que no le entendemos cuando habla", ha dicho Maíllo en referencia a Aznar, a quien ha reprochado que incluya en el centroderecha a Ciudadanos, un partido que es de un signo o de otro en función "del titular de la prensa del día".

Dirigentes del partido a nivel autonómico también han dado su opinión y desde Cataluña, el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, ha emplazado a Aznar a participar en esa reconstrucción "de forma normal" desde el partido.

Para el presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, Aznar "se ha alejado mucho de la realidad" del partido y "no está actualizado" mientras que el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Semper, ha considerado que las palabras del expresidente no son "nada nuevo" ya que desde que dejó la política hace quince años se ha dedicado a "atizar al PP y a Rajoy". También muy crítica con las palabras del expresidente ha sido la dirigente del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Boning, quien ha dicho a Aznar que "cuando uno se va, debe saber que su tiempo ha pasado".

Más contundente ha sido la diputada del PP y exalcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, quien ha subrayado que los militantes del partido no se merecen "el desprecio de Aznar". Mientras, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, no ha querido valorar las palabras de Aznar y se ha limitado a decir que se quedaba con las declaraciones de Rajoy cuando ayer habló de "reforzar y acomodar" el papel del PP a los nuevos tiempos.

Desde Madrid, el vicepresidente y portavoz del Gobierno, Pedro Rollán, ha incidido en la línea de que el PP "no necesita ni refundarse, ni reconstruirse" ni reunificarse" y el portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha sostenido que las palabras de Aznar "no fueron adecuadas desde un punto de vista temporal". Y el exconsejero madrileño Manuel Cobo, mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón, ha criticado que Aznar no tuviese ayer ni "una palabra cariñosa" hacia su sucesor, Mariano Rajoy, cuando anunció su marcha de la Presidencia del PP

Declaraciones de Rajoy en la Cope.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información